Kiosco

Diario Córdoba

ACTO ORGANIZADO POR DIARIO CÓRDOBA

La sequía centra las charlas del público en la presentación del 'Anuario Agroalimentario'

La sostenibilidad y la digitalización, dos de los grandes retos a afrontar por el sector | Los invitados coincidían en la necesidad de afrontar el futuro con ganas

37

La presentación del Anuario Agroalimentario de Diario CÓRDOBA en imágenes A.J. González

Al mal tiempo, buena cara. Porque si en algo coincidían los asistentes este viernes a la presentación del Anuario Agroalimentario de Diario CÓRDOBA era en lo difícil que está siendo para el sector este año. Pero también se coincidía en el gran valor de la publicación que se presentaba, que llega ya a su 5ª edición, tiempo que le ha valido de sobra para ganarse su sitio como un manual de cabecera que escanea de manera exhaustiva y rigurosa todas las esquinas y vericuetos del sector agroalimentario de nuestra provincia. Que no es poco.

Muestra de ello es el respaldo que atesora de los distintos sectores vinculados al sector y de las distintas instituciones locales, provinciales, regionales y nacionales, como este viernes bien se pudo comprobar con la presencia del Ministro de Agricultura, Luis Planas, del alcalde de Córdoba, José María Bellido, del presidente de la Diputación, Antonio Ruiz o el recién nombrado delegado territorial de Agricultura de la Junta de Andalucía, Francisco Acosta, entre otras autoridades allí congregadas.

En esta edición se ha pasado de la pandemia y sus rigores más estrictos a otras coyunturas que no han hecho sino complicar un panorama de tintura no muy verde esperanza. «Hay que seguir empujando y tirar hacia adelante», comentaba el presidente de Covap, Ricardo Delgado Vizcaíno.

Pues eso. La presentación del Anuario se ha convertido en una cita imprescindible en el calendario del sector agroalimentario. Porque es momento de encuentros o reencuentros. Este viernes, ya libres de mascarillas (en la presentación del año pasado aún eran prescriptivas) el tema del covid ha dado paso a otro en el que quedamos a merced de la meteorología.

En los momentos previos al inicio del acto, esos que dan lugar a saludos efusivos y charlas furtivas, en esos corrillos que se iban conformando a lo largo y ancho del fastuoso salón, un tema sobrevolaba por todos: la preocupante falta de agua. Un problema que, como se comentaba con frecuencia, se ha vuelto algo estructural en el sector y que afecta a todos los cultivos, en mayor o menor medida. Los invitados del sector olivarero aludían a la baja producción, algo que se ha contrarrestado con altos precios para el aceite. El sector ganadero veía con preocupación la falta de agua para los animales de sus explotaciones. Un mal común ante el que hay que buscar soluciones, «tanques para contener agua de lluvia» sugerían de la Unión de Pequeños Agricultores. 

Ante un cielo demasiado azul, unos costes de producción disparados y unos combustibles a precio de oro, a pesar de todo eso y alguna cosa más, los allí presentes, empresarios, representantes de sindicatos, de organizaciones agrarias, de la Universidad, cargos institucionales, expertos en finanzas, periodistas y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, todos por igual mostraban ánimo y ganas de seguir luchando y apostando por un sector que es clave en el desarrollo económico de nuestra provincia y que ha vuelto a estar a la altura de las circunstancias, una vez más, afrontando nuevos retos como la sostenibilidad, la innovación tecnológica, la digitalización o el relevo generacional, una cuestión esta última que sin ser mencionada siempre está presente. A pesar de la incertidumbre, el músculo del sector agrícola, ganadero e industrial continúa reivindicándose como pilar fundamental del desarrollo económico de una provincia donde casi la mitad de su superficie está dedicada a cultivo.

Compartir el artículo

stats