La comercialización de aceite de oliva encara a buen ritmo la tercera campaña consecutiva de récord. Los datos hechos públicos por la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), dependiente del Ministerio de Agricultura, confirman que las ventas en el mes de junio han aumentado un 30 por ciento con respecto al mismo periodo del pasado año.

Las 152.000 toneladas (incluyendo importaciones) que han salido de las bodegas de cooperativas y almazaras suponen el mejor dato en junio de toda la serie histórica, sobre todo si se tiene en cuenta que los precios en origen se mantienen estables en el entorno de los 3,50 euros de media, por encima de los costes de producción en el olivar tradicional. Una cifra que demuestra que el mercado está absorbiendo, un año más, todo el aceite que se produce.

Ante este mes de junio, el responsable de la sectorial de Olivar y Aceite de UPA y secretario general de UPA Andalucía, Cristóbal Cano, se muestra satisfecho por la respuesta de los consumidores a pesar del aumento de los precios en destino. «Llevamos 9 meses de campaña de comercialización y estamos muy cerca de alcanzar la cifra de aceite producido. Los datos no dejan lugar a dudas. España ha producido 1.487.381 toneladas de aceite de oliva y se llevan comercializadas algo más de 1.232.000 toneladas, a una media mensual de 139.000 toneladas, lo que nos hace prever que, de seguir esta línea, al finalizar la campaña dentro de tres meses, se podrían vender más de 1.600.000 toneladas», augura.

Cristóbal Cano destaca, igualmente, que las existencias en las cooperativas y almazaras, que se elevan a 512.103 toneladas; las que tienen los envasadores, que son 274.848 toneladas; y las que dispone el Patrimonio Comunal Olivarero, que solo son 27.500, hacen prever que el enlace entre campañas será corto

«Está claro que la comercialización mantiene el buen ritmo que han mostrado las dos últimas campañas, que fueron de récord. Las ventas de aceite de oliva permanecen estables a unos precios que siguen por encima de los costes de producción en el olivar tradicional. Es una magnífica noticia porque, de continuar esta tendencia, llegaremos de nuevo a vender más aceite que el producido y, además, nos encontraremos con un enlace de campaña bajo», afirma Cristóbal Cano.

Malas previsiones para la cosecha por la sequía y el calor

Te puede interesar:

El secretario general de UPA Andalucía advierte asimismo de que, «aunque todavía es pronto, las perspectivas de producción de cosecha de aceite de oliva no son buenas por la situación estructural de sequía que estamos padeciendo, por las restricciones en el regadío y por los continuados golpes de calor que estamos registrando, con temperaturas superiores a los 40 grados».

De continuar esta tendencia y de no llover en al comienzo del otoño, en el mes de septiembre, prosigue Cano, «mucho me temo que tendremos una campaña mala porque numerosas zonas de Andalucía se encuentran prácticamente sin aceituna, y donde el riego está funcionando se puede comprobar que el fruto no lleva la evolución más deseable», concluye el dirigente de UPA.