Kiosco

Diario Córdoba

LOS PEDROCHES

Proponen regenerar el encinar con la selección de la especie

Un laboratorio con delegación en Córdoba tiene cinco plantaciones en la zona de Torrecampo | La firma ha llegado a un acuerdo de colaboración con el ayuntamiento de Villanueva del Duque

Enrique Sánchez, ingeniero y técnico del laboratorio que desarrolla la mejora de la encina, en Torrecampo. RAFA SÁNCHEZ

Enfermedades en el encinar como la seca o el tiempo que las encinas jóvenes tardan en dar una buena cosecha de bellotas (las encinas de regeneración natural tardan un mínimo de 20 años en fructificar con regularidad) son algunas de las preocupaciones de los ganaderos y agricultores de zonas de dehesa como las de la comarca de Los Pedroches. Buscar soluciones a esas preocupaciones, utilizando nuevas técnicas que ayudan a repoblar y densificar el encinar, además de aumentar la producción de bellotas por hectárea, es una de las líneas de trabajo del laboratorio Meristec con sede en Murcia y una delegación en Córdoba.

Enrique Sánchez con los esquejes de encina. RAFA SÁNCHEZ

Enrique Sánchez, ingeniero y técnico de este laboratorio, explica que toman material vegetal de encinas que seleccionan por la buena calidad de la bellota que producen, «y ese material de encina que tiene ochenta, noventa o cien años lo injertamos sobre patrones jóvenes, tanto de encina como de alcornoque». Con eso consiguen la entrada en producción de forma precoz de la encina, produciendo bellotas a los pocos meses de ser injertadas.

La firma ha determinado con el Ayuntamiento de Villanueva del Duque, en la comarca de Los Pedroches, una colaboración basada en la creación de un vivero donde poder aclimatar las plantas que se producen en el laboratorio. «Por las condiciones de nuestra sede central, es mucho más conveniente tenerlo en áreas donde después se van a trasladar al campo», relata Sánchez. «Desde ahí preparamos propuestas de cara a los ganaderos, determinamos el objetivo de cada explotación y el modelo de explotación que va a tener esa plantación; todo ello lo hacemos con la sociedad denominada Dehesa de Autor, que consiste, precisamente, en eso, en hacer o densificar una dehesa con las características que va buscando cada propietario», relata este técnico.

Enrique Sánchez con los esquejes de encina. RAFA SÁNCHEZ

Sánchez habla de cosechas de bellotas en torno a los cinco o seis años y las primeras bellotas se pueden ver a lo largo del primer año del injerto. Al final, según este laboratorio, este tipo de planta, que entra en producción de forma precoz, logra una producción final en kilos superior a lo que actualmente hay en la dehesa, que se sitúa en los 250 kilos por hectárea, con fuertes alternancias según los años, para pasar a 7.000/8.000 kilos de bellota al año por hectárea.

Esquejes de encina. RAFA SÁNCHEZ

Actualmente, este laboratorio tiene cinco plantaciones experimentales en la zona de Torrecampo. De ellas, la que mayor tiempo tiene son dos años y hay individuos, indica Sánchez, que están produciendo en torno a las setenta u ochenta bellotas por pie. Unas plantaciones que pueden visitarse para comprobar su evolución y resultados. El técnico también asegura que con este método de trabajo se consiguen árboles mucho más resistentes a las enfermedades que suelen padecer.

Paralelamente, la firma tiene la patente del proceso industrial de la elaboración de harina de bellota. Una harina sin gluten que, según Enrique Sánchez, «tiene más nutrientes que cualquier otra harina de semilla y un ácido oleico muy parecido al aceite de oliva y, por tanto, es un alimento muy interesante».

Compartir el artículo

stats