Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

DATOS DEL CENSO AGRARIO DEL INE

La tierra de cultivo aumenta por la proliferación de almendro y olivar

Las hectáreas sembradas de árboles de frutos secos de han multiplicado por diez en una década | El aumento de parcelas de intensivo hace que haya 5.000 hectáreas más de olivos en Córdoba

El almendro es el cultivo que más ha avanzado en la última década en los campos de la provincia de Córdoba. A.J. GONZÁLEZ

Los datos difundidos en el Censo Agrario del Instituto Nacional de Estadística indican que en Córdoba, en contra de la tendencia generalizada en todo el país, el número de explotaciones agrarias ha aumentado en los últimos 10 años, en concreto en casi cuatro mil fincas más, y las hectáreas cultivadas también ha crecido un 7,3%.

Si se observa la manera en la que han evolucionado los distintos cultivos en todo el territorio cordobés se podrá apreciar que ha sido la proliferación de olivo en intensivo y las nuevas superficies sembradas de almendros lo que ha generado ese aumento de la superficie cultivada, siendo en la actualidad este ultimo cultivo leñoso el que está experimentando una mayor evolución.

En concreto, el Censo Agrario del INE indica que, actualmente, en la provincia de Córdoba se contabilizan 918 explotaciones agrarias dedicadas a la producción de fruto seco, del que es el almendro el más extendido. Sin embargo, cuando se elaboró en anterior censo, en el año 2009, eran solo 201 las fincas dedicadas a este tipo de producción en la provincia. En los últimos diez años, el número de parcelas sembradas de almendro casi se ha quintuplicado, pues en el mismo documento redactado ya con datos del 2020, son ya 918. En lo que se refiere a la superficie total, prácticamente, se ha multiplicado por diez, de modo que hace una década las hectáreas sembradas de árboles de fruto seco eran solo 1.332 y a la vuelta de diez años ocupan ya 11.459.

El olivar

El caso del olivo es distinto, pues mientras que el almendro era un cultivo con presencia solo en alguna comarca concreta de Córdoba y ahora ha ido proliferando en casi toda ella, el olivar sí es un árbol tradicional en todo el territorio provincial, aunque no todos los olivares son iguales. En este caso el fenómeno ha venido dado por la proliferación de plantaciones de olivos en intensivo y superintensivo que han ido también cambiando el diseño del mapa agrario de la provincia. Según el Censo Agrario del año 2009, en Córdoba había 29.859 explotaciones olivareras, que acogían un total de 312.820 hectáreas de cultivo. Diez años después, las explotaciones de olivicultura han aumentado hasta las 35.002, que ocupan una superficie de 374.982 hectáreas.

Los cítricos

También ha continuado su expansión, aunque a un ritmo mucho más moderado, la superficie de cítricos, que tienen en La Vega su principal zona de producción. En este sentido, se ha de señalar que mientras que en el año 2009 se contabilizaban 893 explotaciones de naranjas y cítricos en general, en el año 2020 se cuentan 1.076. Si se traduce en hectáreas, las 10.777 de hace diez años han pasado a ser 12.110 en la última revisión censal.

En lo que se refiere al viñedo, no se puede hablar de evolución sino de mantenimiento, pues el número de explotaciones apenas ha variado en una decena en la última década al pasar de 1.628 a las 1.638 que hay en la actualidad. Sin embargo, la superficie sembrada de vid sí se ha visto mermada en 1.200 hectáreas, pues las 6.448 con que se contaba en el año 2009 han pasado a ser solo 5.217 en el último recuento.

Es destacable también el espacio que se dedica exclusivamente a los pastos, que alcanza las 5.424 explotaciones, lo que en hectáreas llega a la cifra de 223.275. Una modalidad de explotación que también ha visto incrementado considerablemente el número de fincas, pues hace una década había 4.314 explotaciones dedicadas exclusivamente a pastos permanentes y ocupaban un total de 207.043 hectáreas, repartidas en todo el territorio de la provincia de Córdoba.

En diez años han dejado de existir más de 1.120 granjas

El censo agrario del INE también recoge la evolución de las explotaciones ganaderas, que en estos últimos diez años han experimentado un notable retroceso. En concreto, en la última década en la provincia han dejado de existir 1.126 granjas de distintos ganados, pues mientras que en el año 2009 se contabilizaban un total de 4.769 explotaciones, a la vuelta de diez años estas se han quedado en 3.643.

El documento publicado por el INE la semana pasada también analiza la titularidad de las explotaciones desde distintos puntos de vista. Uno de ellos es el del sexo del responsable. En este sentido, en lo que se refiere a las explotaciones agrarias se ha notado poca evolución en cuanto al porcentaje de hombres y mujeres que las regenta. 

De ese modo, en el censo del año 2009, de los 33.591 responsables de las tierras, 22.408 eran hombres y 11.183 mujeres. Esta misma proporción se mantiene en la actualidad pues de las 40.454 explotaciones agrarias registradas, 28.393 están en manos de varones y solo 12.061 tienen como responsables a mujeres. 

Compartir el artículo

stats