La organización agraria Asaja califica de «inadmisible» el acuerdo al que ha llegado el Gobierno con los sindicatos para subir 15 euros, a partir del 1 de septiembre, el SMI, que queda fijado en 965 euros. Según Asaja, «esta es la gota que colma el vaso en este año con fuertes incrementos de costes de luz, carburantes, fertilizantes, abonos y piensos, máxime si tenemos en cuenta que la aplicación de la nueva reforma de la PAC traerá aparejados recortes en las ayudas que reciben los agricultores».

A juicio de la organización agraria, «para buena parte de las explotaciones esta subida del SMI, que lleva aparejada un crecimiento encadenado de los costes de cotización a la Seguridad Social así como de los costes indemnizatorios, es absolutamente inasumible, ya que llega en un momento de grave crisis de rentabilidad debida fundamentalmente a los bajos precios en origen y a los altos y crecientes costes de producción».

Desgraciadamente, añaden, «los efectos que dejará no van a ser superfluos. Con unos costes de producción disparados peligrará la viabilidad de muchas explotaciones; se destruirá empleo; se reducirán las oportunidades para nuevos empleos y se corre el riesgo de generar empleo sumergido. Todo esto supondrá destrucción del tejido productivo, de la actividad económica y mayores dificultades laborales».