Hace unos días la empresa Aceitunas Torrent se hizo con la distinción Alimentos de España en la categoría de internacionalización alimentaria, un galardón que otorga el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Tras más de 120 años de historia, esta empresa cordobesa es un ejemplo de exportación con su presencia en más de 50 países. En concreto, el 74% de su facturación procede de ventas al exterior.

¿Qué supone este nuevo reconocimiento para la empresa?

Al final a todo el mundo le gusta que le den una palmadita en la espalda y le digan que estás haciendo las cosas bien. No hay que mirar los premios como una meta, sino que deben de servir para ver que se está trabajando por una buena línea. Son muchos años ya. La empresa nació en 1898 y desde sus inicios ha estado vinculada a la exportación, está en su ADN. Es verdad que todos los premios que hemos ido recibiendo desde el año 2000 hasta ahora, por no irnos más atrás, han sido por nuestra labor exportadora y de innovación. En este último, en concreto, valoran precisamente esa trayectoria y la apuesta constante por sacar nuevos productos, categorías… que la aceituna no se quede en ese comodity que todos conocemos, sino que vaya más allá. Mi padre siempre decía que nosotros somos un medio para devolverle a la sociedad todo lo que nos da. También está en ese código genético de la empresa el valor que le damos a nuestros trabajadores, todo es familia Torrent, lleves o no el apellido. Tenemos claro que los premios son de todos y que se consiguen por el trabajo diario de todos. De eso es de lo que más orgullosos estamos y, principalmente, mi padre lo estará.

¿Cómo ha sido la trayectoria empresarial ya orientada desde sus inicios hacia el exterior?

Tenemos una ventaja y es que ya en 1898 nuestro bisabuelo lo que hacía era exportar, hemos nacido con ello. Por eso creo que ha sido más sencillo, porque para nosotros era lo mismo vender en Bollullos, Barbate o La Carlota que en Erevan o Yemen. Tiene sus dificultades pero, como en todo, hay que perder los miedos a las distancias, los idiomas, las legislaciones… Lo importante es tenerlo en la mente muy claro. En Córdoba tenemos muchas empresas con vocación exportadora, algunas por necesidad y otras porque tenemos unos productos tan buenos que nos requieren fuera.

¿A cuántos países exportan?

Principalmente estamos especializados en dos áreas, la Europa mediterránea, donde Italia tiene una relevancia importante, y, sobre todo, en los países del Golfo Pérsico. Para nosotros el mundo musulmán, junto al área del Mediterráneo, son vías de trabajo importante porque tienen a la aceituna como algo innato en su cultura, entonces es más sencillo llegar a ellos porque no tienes que crearle el hábito de ese consumo, lo tienen dentro de su dieta, por así decirlo. Entonces, por darte una cifra, la última vez que hicimos recuento de donde estamos muy presentes con todas nuestras marcas y buen volumen, en 50 países. Pero hemos llegado a 83 si contamos también a los que se han llevado un contenedor. Nuestra forma de trabajo es volcarnos con el importador-distribuidor, nosotros hacemos todo el esfuerzo de crear la red para que a su vez él pueda meterse en forma de racimo en su área de influencia. Esto es lo que hace que en algunos países grandes estemos presentes con las siete marcas que tenemos.

¿Cómo ha afectado la pandemia a vuestra exportación?

Lo que más se ha visto afectado es el canal Horeca. Ese sector es el que más ha sufrido y, por contra, el retail ha subido en torno a un 25%, porque al final todo ha ido a un supermercado. Hay datos de decrementos de más del 60% en este sector de restauración y hoteles. Nuestra empresa tiene la ventaja de la adaptabilidad, lo que nos ha permitido abrir rápidamente otros mercados. Por ejemplo, en Italia pasamos de vender diez trailers al día a vender cero. Todo ese mercado lo desviamos a otras zonas para intentar no tener tanto sufrimiento. Pero ya hablo en general, no solo nuestro sector. Todo lo que ha sido el canal Horeca se ha llevado un buen palo.

¿Qué peso tiene la provincia de Córdoba en cuanto a exportaciones?

A esa pregunta te voy a responder también como vicepresidente de CECO y en la Cámara de Comercio. Todo el trabajo que hacemos con Extenda, con el secretariado de acción exterior de la Junta de Andalucía o el propio ICEX y a nivel personal con Aceitunas Torrent, te diré que el cordobés de a pie no es conocedor de las grandes empresas que tiene Córdoba con un destino de exportación importante. Tenemos superávit en la balanza de pagos, y creciendo, y si hablamos de Andalucía somos la segunda comunidad autónoma por detrás de Cataluña. Córdoba sigue siendo de los pilares principales, exportando productos que no solo es agro. Yo soy de empresa agro y el presidente de la comisión de agricultura, pero aquí hay empresas de todo tipo. Podemos irnos a la industria de frío, a polímeros, cobre, madera, joyería… todo tiene un enfoque de exportación muy grande. Es cierto que hay que seguir ayudando, primero al que todavía no exporta; segundo, al que exporta poquito y, tercero, a mantener al que está exportando y más con la que está cayendo. Ahora mismo hay unos problemas en las relaciones comerciales fuera de España, hablo de importación y exportación, con subidas impresionantes de materias primas, desabastecimiento de transporte, problemas con equipos en cuanto a contenedores, por ejemplo de los barcos, con costes muy altos… Prácticamente, China tiene un tercio de los contenedores que hay en el mundo… Hoy día, coyunturalmente hablando, el mundo exterior no tiene ventaja desde un punto de vista comercial por las cosas que están ocurriendo.

¿El sector agrario de nuestra provincia pasa por un buen momento?

Nosotros tenemos la suerte de ser un sector muy potente, pero, como decimos, en el campo, el agricultor siempre llora porque requiere más porque tiene su negocio al raso y eso ya se sabe; puede estar un año entero criando y guardando una cosecha y con una mala tormenta te quedas a cero. La potencia que tiene el sector agroganadero, agroindustrial, en la provincia es muy bueno, principalmente por la calidad y el buen trabajo que hacemos. Sí es cierto que necesitamos muchos más apoyos: más agua, mejores condiciones en general de todo. El problema es que estamos en un mercado global y competimos con todos. Por eso es muy importante que se profesionalice el que no esté y que podamos tener todas las ayudas posibles del Gobierno y las administraciones. Esto es tractor de riqueza y la balanza positiva es lo que hace que puedas mandar fuera y que tengas un valor añadido. No es solo coger una cosecha y mandarla fuera, sino procesarla, transformarla, buscar, como en nuestro caso, nuevas categorías de productos… darle vueltas para que ese know how, ese saber hacer con esa aportación enriquecedora que acaba por distinguirnos, se quede aquí. H