Ya son dos años consecutivos en los que el valor de las fincas rústicas se ha deteriorado en Córdoba. La Consejería de Agricultura refleja en su informe provisional de precios del 2020 una depreciación de los precios de la tierra en la provincia casi de forma generalizada en los distintos aprovechamientos. A excepción de los cítricos en regadío, que mejoran un 4% en su valor más frecuente, y los herbáceos de secano más barbecho (+1%), el resto de las tipologías agrarias sufre una disminución en sus cotizaciones. El olivar de secano es el cultivo que sufre más pérdidas en Córdoba al dejarse un 6% respecto al 2019. Esta reducción es la más elevada de las registradas en Andalucía, a las que hay que unir las de la uva de vinificación (-3%), aceituna de almazara en regadío (-2%), herbáceos de regadío (-1%) y otras superficies para pastos (-1%).

Los cítricos en regadío se mantienen como el cultivo que alcanza los precios más elevados, con un valor medio de 40.008 euros hectárea y llegando hasta los 45.909 en su cotización más alta. Por el contrario, las operaciones más baratas se sitúan en 33.667 euros por hectárea.

En el segundo lugar se encuentra la aceituna de almazara de regadío, que registra en la encuesta de la Junta un valor más frecuente de 34.820 euros y un máximo de de 42.198 euros (el mínimo es de 27.197).

El tercer lugar en Córdoba es para la tierra dedicada a uva de vinificación en secano, que cotiza de media a 32.632 euros y un máximo de 38.230 euros (el mínimo es 25.274). Los herbáceos de regadío, que también se han deteriorado, llegan a precios más frecuentes de 27.300 euros y máximos de 32.924 euros (el mínimo es de 21.661). 

La aceituna de almazara en secano, el aprovechamiento con mayor pérdida de cotización, tiene un precio más frecuente de 27.194 euros (33.108 en las operaciones más altas y 21.390 en las más económicas). 

En el penúltimo escalón se encuentran las tierras en las que se siembran herbáceos de secano y tienen barbecho, con un valor más frecuente de 10.987 euros (máximo de 12.703 y mínimo de 7.846). Por último, las tierras más económicas son las que se dedican a pastos. La hectárea asciende a 5.631 en las operaciones más frecuentes, mientras que el máximo llega a 7.621 en algunas transacciones y el mínimo cae hasta 4.305 euros.