El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación precisó ayer que trabaja para alcanzar el acuerdo «más amplio posible» en España para la aplicación de la próxima Política Agraria Común (PAC) y lamentó determinadas «informaciones inexactas» que están provocando «inquietud y zozobra» a agricultores y ganaderos, según informó mediante un comunicado.

El departamento que dirige Luis Planas recordó que la discusión de los tres reglamentos europeos de la PAC entre el Consejo y el Parlamento Europeo todavía no ha concluido y, previsiblemente, no lo haga hasta finales del próximo mes de abril, momento en el que se decidan los parámetros finales europeos de la futura política agraria. De esta forma, Agricultura estima que el Gobierno y las comunidades autónomas se puedan reunir durante la segunda quincena del mes de mayo para adoptar las decisiones sobre su definición y aplicación final en España para el periodo 2023-2027.

El Ministerio subrayó que determinadas cuestiones como la ayuda básica a la renta, la definición de quién debe percibirla, las regiones de pago, los periodos sobre los cuales deba extenderse la convergencia para cumplir con los compromisos europeos, así como los ecoesquemas y todos los restantes conceptos permanecen en estos momentos «en debate y pendientes de decisión».

De esta forma, hizo hincapié en que es «rotundamente falsa y carente de cualquier fundamento» la afirmación de que el Ministerio pretenda excluir a un número elevado de perceptores actuales de la PAC en esta nueva reforma. También advirtió que tampoco están ya decididos importes y mecanismos de reparto de las futuras ayudas. «Lamentamos profundamente estas afirmaciones que crean inquietud y zozobra en el sector agrario, y confunden a agricultores y ganaderos», señalan desde Agricultura.

El departamento liderado por Luis Planas mostró la voluntad del Gobierno de alcanzar el acuerdo «más amplio posible», y que, en ese sentido, adquiera la forma de un acuerdo nacional, para hacer del contenido de esta Política Agrícola Común y de los 47.724 millones de euros obtenidos, el «mejor instrumento» de apoyo al que puedan acogerse los agricultores, los ganaderos y el medio rural en su conjunto, en función de las necesidades concretas y previamente identificadas que cada uno de los sectores y subsectores afronten en su momento.

El Ministerio de Agricultura acordó que la posición del Gobierno se encuentra contenida en el documento examinado por el Consejo de Ministros en noviembre del año 2018 y que las decisiones de aplicación que procedan serán adoptadas en conferencia sectorial por el Ejecutivo central y las comunidades autónomas.