+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Vía Verde del Aceite...

Un viaje por la historia

Descubrir Lucena y Cabra, dos de las ciudades más pobladas de la provincia de Córdoba, nos brinda la oportunidad de adentrarnos en la historia

 

Un viaje por la historia -

Teresa Muñiz
29/10/2017

Hacer un recorrido entre Lucena y Cabra a través de la Vía Verde del Aceite es, en realidad, un paseo por la historia. Desde la Edad Media hasta nuestros días, la gran relevancia de ambas ciudades se refleja en cada uno de los rincones del trayecto y también en su patrimonio.

Partimos de Lucena, la llamada Perla de Sefarad, por ser el principal núcleo de población judía en Al-Ándalus, después de visitar sus numerosos monumentos y museos.

Al comienzo del trayecto nos espera la antigua estación de ferrocarril, hoy convertida en un Centro de Ocio y Turismo que alberga un centro de exposiciones sobre artesanías y tradiciones lucentinas, un restaurante y, en un hangar contiguo, una exposición de vehículos clásicos del Museo de la Automoción.

El sendero nos conduce a través del paisaje industrial que caracteriza a esta ciudad, para después seducirnos por un horizonte infinito de olivos. A partir de aquí, el viajero se sumerge en la esencia de la Vía Verde del Aceite, acompañado siempre de las hojas verde y plata de los centinelas del camino.

A mitad de recorrido, nos espera una de las construcciones más significativas de toda la Vía Verde: el viaducto del Alamedal, «el primero de acero que se ha construido en España» y que «ofrece un aspecto elegante y airoso, no sólo en conjunto, sino por las finas piezas de acero que forman su recia y bien trabajada armadura, la cual semeja á cierta distancia un artístico encaje», según recogía la Revista Ilustrada de Banca, Ferrocarriles y Seguros, el 10 de enero de 1899.

Al llegar a Cabra descubriremos la Fuente del Río, un paisaje de rico arbolado y saltos de agua, y muy cerca la antigua estación de tren, hoy un restaurante, junto al que descansa una antigua locomotora de vapor y otros vestigios del Tren del Aceite, el mismo que recorría hace más de un siglo nuestro camino.

En Cabra descubriremos un castillo fortaleza que se remonta al siglo IX, iglesias que datan de época medieval o palacetes del siglo XIX. Una ciudad en la que podremos seguir los pasos de Juan Varela y de su Pepita Jiménez.

Noticias relacionadas