+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

El vigilante de la glucosa

Un sensor, que se adhiere a la piel, permite tener siempre bajo control el nivel de glucosa, sin tener que hacer un estudio de glucemia capilar / La Junta no costea este avance, que vale 125 euros al mes

 

Unai, diabético desde los 20 meses, con Alicia Cantarero, su madre. - SÁNCHEZ MORENO/ MIGUEL ÁNGEL SALAS

Alejandro, junto a su madre Claudia, con el sensor que lleva en el brazo. - SÁNCHEZ MORENO/ MIGUEL ÁNGEL SALAS

M.J.R.
14/11/2017

Castilla La Mancha fue la primera comunidad autónoma en financiar, con cargo a su sanidad pública, un sensor que monitoriza en todo momento el nivel de glucosa en tiempo real y en breve la imitará el País Vasco. La Junta de Andalucía, de momento, no costea esta prestación, de forma que la persona con diabetes que decida beneficiarse de este avance tiene que pagar unos 125 euros al mes, pues cada sensor tiene un precio de alrededor de 60 euros y su duración es para dos semanas.

El doctor Rafael Palomares explicó que el sensor se inserta en la piel, normalmente en el antebrazo, mediante una punción sencilla que se realiza el propio paciente. En el interior de la piel permanece un filamento muy pequeño y no doloroso, que mide la glucosa cada 5 minutos durante el tiempo que se lleve puesto y transmite estos resultados a un receptor, que puede ser una bomba de insulina, un lector tipo glucómetro o un teléfono móvil.

En estos receptores se recibe la información de las cifras de glucosa del paciente de forma continua y su tendencia, lo que permite mejores ajustes del tratamiento de las personas con diabetes, pues conocen en todo momento cómo se encuentran sin necesidad de un pinchazo en el dedo (control de glucemia capilar mediante una tira reactiva). «A mí que mi hijo Alejandro, de 11 años, porte un sensor que me permite recibir la información de su nivel de glucosa en mi móvil mientras él esta en el colegio me aporta mucha tranquilidad. Además, este sistema te marca la tendencia de la glucosa, por lo que, por ejemplo, si ves que va a subir no necesitas darle nada», señaló Claudia Medina, presidenta de Adicor.

Por otro lado, Medina lamentó que por ahora la Junta de Andalucía no haya implantado en los centros educativos la figura de la enfermera escolar, aunque la propuesta salió adelante en una comisión del Parlamento, con el voto favorable de todos los partidos, excepto el del PSOE. Una iniciativa que partía de la demanda realizada por el sindicato de enfermería Satse Andalucía y por la Confederación Andaluza de Ampas. Regiones como Madrid o la Comunidad Valenciana cuentan con enfermeras en los centros educativos, lo que permite que puedan controlar el nivel de glucosa de los alumnos diabéticos o vigilar otras enfermedades crónicas, como el asma.

La historia de Unai

«Hay madres o padres que dejan de trabajar para acudir al colegio a medir la glucosa de sus hijos», relató Medina. Alicia Cantarero ha dejado su trabajo de forma temporal, porque a su primer hijo, Unai, de 2 años, le diagnosticaron diabetes con solo 20 meses y le dan varias hipoglucemias al día, que si no son detectadas a tiempo pueden derivar en un coma, por lo que ella acude en distintos momentos a la guardería para comprobar que todo va bien. «En la Delegación de Salud y en el distrito sanitario me expusieron que los profesionales de la educación tienen prohibido realizar estos controles o inyectar insulina, que tampoco podían formar al personal de la guardería para prestar esta atención y que tampoco se contempla apoyo sanitario para las guarderías. A Unai hay que hacerle unos 7 controles de glucemia diarios e inyectarle 5 veces insulina. Y cuando tiene que comer debe tomar toda la ración, hay que estar muy encima», apuntó.

   
2 Comentarios
02

Por ROP 17:56 - 14.11.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Falta de sensibilidad de la clase política demostrando con ello lo poco que importamos para los que nos gobiernan.

01

Por titomojama 10:59 - 14.11.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es que es difícil de comprender el porqué la Junta no acaba de aceptar el hacerse cargo del costo parcial de estos dispositivos, al igual que lo hace con las tiras reactivas. En mi caso particular, tengo que gastar 6 tiras al día, una antes y otra después de cada comida, con lo que gasto casi los 4 botes al mes, ¿cuál es el coste?, pues muy poco menos que los dos sensores que se necesitan al mes, para no estar haciéndote la prueba capilar y esto contando con que no tengas bajada de azúcar y tengas que gastar más de 6 tiras al día, esas de más, ¿quien las paga?, pues el usuario. ¿La máquina quien la costearía?, pues como hasta ahora, el fabricante de los sensores que es el principal interesado en que se dispensen. También puedes medirlo por medio del móvil como dice la noticia, si el mismo dispone de la función NFC, que supongo hoy día los tendrán todos yá. Aparte, y lo más importante para el caso como los de Unai, la tranquilidad que es para los padres saber en qué estado se encuentran sus hijos sin tener que desplazarse ellos a las 2/3 horas de haberle inyectado la insulina si en el centro no hay quien sepa hacerlo, que aún hay muchos centros que no lo saben.