+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

La promesa tras cumplir 18

Helena Muñoz y Marta López decidieron donar sangre por primera vez tras llegar a la mayoría de edad y examinarse de Selectividad H Consideran fundamental colaborar con este gesto que salva vidas

 

Marta López y Helena Muñoz, con la enfermera Carmen Díaz que las atendió en el Centro de Transfusión. - CÓRDOBA

M.J. Raya M.J. Raya
08/07/2018

Helena Muñoz Pastor y Marta López de Miguel son dos amigas cordobesas que donaron sangre por primera vez el pasado mes de junio, una vez ya habían cumplido 18 años, que es la edad a partir de la que se puede ser donante de sangre. Helena y Marta, cuando estudiaban cuarto de la ESO en el colegio Almanzor, estuvieron de visita en la sede del Centro de Transfusión y conocieron los múltiples usos que tiene la sangre para salvar vidas de personas que necesitan tratamientos, ser intervenidas quirúrgicamente, que sufren accidentes o caídas, que pierden sangre en el parto o que reciben un trasplante.

Helena se había propuesto hacía tiempo que donaría sangre por primera vez cuando ya tuviera 18 años, hubiera acabado Bachillerato y se hubiera examinado de la Selectividad. Se lo comentó a su amiga Marta y ambas se animaron a cumplir con esa promesa. Ahora, tras el verano, Helena empezará los estudios de Comunicación Audiovisual en Málaga y Marta hará Medicina en Córdoba. Y ambas se han propuesto seguir colaborando con la donación de sangre en próximas ocasiones, conocedoras de la necesidad que existe de mantener unas reservas óptimas para abastecer a los hospitales y centros sanitarios.

«Por la profesión de mi padre, que trabaja en el Centro de Transfusión, he sido siempre muy consciente de que la sangre no puede fabricarse y que solo puede obtenerse gracias a la solidaridad de los donantes. Pero, sin embargo, en mi entorno, los jóvenes de mi edad, aunque también saben que es importante donar, les cuesta dar el paso y no se solidarizan. Deben saber que donar sangre es algo que se hace de forma rápida, no es doloroso y se ayuda a muchas personas que lo necesitan», indica.

Marta coincide con su amiga «en que donar sangre es algo que no cuesta trabajo». «Ni te enteras de que te han pinchado. Las mujeres, de entre 18 y 65 años, podemos donar tres veces al año, cada 4 meses», explica. Por la profesión futura a la que se va a dedicar, Marta se encuentra muy concienciada con la necesidad de donar sangre.

El Centro de Transfusión, en colaboración con el departamento de orientación educativa de la Delegación de Educación de la Junta, ofrece a los centros de enseñanza la posibilidad de celebrar conferencias y talleres sobre la donación de sangre o que los alumnos realicen visiten la sede del Centro de Transfusión. Durante este curso se han registrado siete visitas al centro y 35 actuaciones en colegios e institutos. Por otro lado, el Centro de Transfusión colabora en la formación en prácticas de alumnos del ciclo formativo superior de análisis clínicos de varios centros.