+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VALORACIÓN DEL SOCIÓLOGO MANUEL PÉREZ YRUELA

La gente se interesa por la política pero no está contenta

Las expectativas económicas marcan mucho el ánimo de los encuestados

 

Cordobeses votando en las últimas elecciones generales. - FRANCISCO GONZÁLEZ

Rafael Valenzuela Rafael Valenzuela
05/03/2017

El sociólogo Manuel Pérez Yruela explicó a este periódico tras analizar los datos de Egopa, que los resultados referidos al apego de los ciudadanos a la política hay que valorarlos desde el punto de vista de la respuesta que reciben de ella a sus problemas. Además, sigue explicando, influye de una manera notable la coyuntura general que se da en el momento de realizar la encuesta.

Así, Perez Yruela señala que en España, después de la dictadura, e influenciado todavía por ella, el interés por la política no era demasiado alto (en torno al 20%) pero que las circunstancias que se han venido dando en los últimos años, con la dura crisis económica y la falta de respuesta por parte de los gobiernos han hecho que el interés en general aumente. Eso no quiere decir que los ciudadanos estén contentos, matiza el sociológo, que aclara que los votantes al ver que la situación particular o familiar y los problemas que más les preocupan, como el paro, la economía o la sanidad (que son preocupaciones históricas) no encuentran solución, su grado de satisfacción y confianza en la política baja considerablemente.

También ve Manuel Pérez Yruela lógica y recurrente la opinión que los ciudadanos tienen acerca de las expectativas económicas pues al apreciar que pocas han sido las mejoras perceptibles por los encuestados en su situación económica particular y en la de su entorno más cercano, se muestran escépticos y hasta pesimistas con la evolución para los próximos meses. Por eso son muy pocos los que piensan que se dará una mejoría.

Sobre el escaso sentido nacionalista de los cordobeses (igual que la mayoría de los andaluces) explica Pérez Yruela que es una apreciación que se viene repitiendo a lo largo de la historia de nuestra comunidad autónoma, en la que se da una «identificación dual», puesto que la mayor parte de los andaluces se consideran «tan andaluces como españoles», frente a comunidades autónomas en las que predomina el sentimiento español sobre el regional (como Castilla) o el inverso, más asentado en las comunidades que históricamente vienen reivindicando la independencia como Cataluña o País Vasco.

Temas relacionados