+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INFORMACIÓN DEL SERVICIO PÚBLICO DE EMPLEO

14.000 cordobeses capitalizan el paro para emprender desde el 2007

La medida sirve para constituirse en autónomo o integrar cooperativas y sociedades laborales. En lo que va de año, dos personas cada día han buscado su salida laboral en el autoempleo

 

Vista general de cordobeses paseando en la calle Conde de Gondomar. - SÁNCHEZ MORENO

Pilar Cobos Pilar Cobos
05/11/2017

El autoempleo ha sido una de las recetas más escuchadas durante los años de la crisis económica en los oídos de quienes deseaban salir del paro y, de acuerdo con los datos facilitados por el Servicio Público de Empleo Estatal, el consejo no ha caído en saco roto, porque un buen número de cordobeses ha optado por esta posibilidad para encontrar su hueco en el mercado. Las cifras apuntan que 14.016 parados han capitalizado su prestación económica desde el 2007 hasta el pasado mes de septiembre para darse de alta en la Seguridad Social como trabajador autónomo o constituir o formar parte de cooperativas o sociedades laborales, aunque hay que destacar que, en más del 90% de los casos, estos emprendedores han apostado por ser trabajadores por cuenta propia.

La capitalización del paro se percibe de tres formas diferentes: se puede recibir el abono, en un pago único, del valor del importe de la prestación contributiva a la que se tiene derecho; se pueden subvencionar las cuotas de cotización a la Seguridad Social o, en tercer lugar, se puede disponer del importe de la prestación contributiva y la subvención de las cuotas de la Seguridad Social.

La estadística de prestaciones capitalizadas, facilitada por el Servicio Público de Empleo Estatal, indica que las solicitudes presentadas para optar a esta herramienta han ascendido a 17.133 entre los años 2007 y 2017, por lo que, finalmente, solo han sido aprobadas el 82% de las registradas en la provincia. Desde el SEPE han aclarado que la diferencia entre las planteadas y las aceptadas se corresponde con aquellas prestaciones que han sido denegadas, las que se han archivado por falta de documentación, las anuladas y las solicitudes desistidas por parte de los interesados.

Acerca de la evolución de los casos registrada en los últimos años, los números indican que esta medida ha beneficiado a más de un millar de personas cada año desde el inicio de la crisis económica a excepción del 2016, cuando se contabilizaron 863 procesos. Entre otros factores, cabe recordar que el paro está regresando en Córdoba a cifras de comienzos de la recesión (en septiembre había 77.994 personas en esta situación, el dato más bajo desde el 2009), por lo que, ante una mayor oferta en el mercado laboral u otras salidas, podría bajar el número de personas interesadas en autoemplearse.

En lo que va de año, dos personas cada día han optado por emprender apoyándose en la capitalización del paro, hasta sumar 548 cordobeses al cierre del pasado septiembre. Esta cifra se encuentra muy alejada de los resultados que han llegado a registrarse en la provincia, ya que en el 2006 fueron 2.826 los pagos únicos aprobados, casi ocho a diario, coincidiendo con una época de bonanza económica.

LOS RESULTADOS/ El SEPE realiza un seguimiento a aquellos beneficiarios que capitalizan total o parcialmente su prestación (la perciben a tanto alzado) y quedan fuera de este análisis quienes optan solo por recibir la ayuda para el pago de cuotas de la Seguridad Social. El último año para el que se dispone de esta información es el 2015, un ejercicio en el que fueron 628 los cordobeses que se convirtieron en autónomos por esta vía, de los que el 86% continuaba de alta 12 meses después. Otros 24 formaron parte de cooperativas y siete, de sociedades laborales. De estos últimos, siguieron adelante el 75% y un 43%, respectivamente.

La evolución más completa en la efectividad de esta herramienta puede observarse respecto de los beneficiarios del año 2010, sobre los que el SEPE indica que un 50% de autónomos, un 12% de cooperativistas y el 62% de socios pertenecientes a sociedades laborales se encontraban activos cinco años más tarde.

Temas relacionados