´Paris Match´ desnuda a Romy Schneider

La revista rechaza la tesis del suicidio 25 años después.

ELIANNE ROS ELIANNE ROS 26/05/2007

La legendaria Romy Schneider ha reaparecido en el papel couché. Para conmemorar los 25 años de su muerte, el semanario Paris Match ha publicado unas fotografías de la actriz desnuda, que muestran la cara transgresora de la intérprete de la cándida y recatada emperatriz Sissí.

En 1974, a los 36 años, Romy Schneider sintió la necesidad de probarse que seguía siendo bella. Y llamó a un fotógrafo que conocía bien: Giancarlo Botti. "Sé que soy guapa, puedo permitirme mostrarme desnuda", le confió la actriz.

Tras ocho horas de sesión en su apartamento de París, surgieron unas imágenes que sorprenden por la naturalidad y elegancia con la que Schneider muestra su espléndida madurez. Sin grandes puestas en escena, sin sofisticados estilismos, simplemente sentada en el sofá, tumbada en el cuarto de baño o antes de entrar en la ducha, la actriz muestra su cuerpo, con la gravidez que le corresponde, lejos de toda artificiosidad.

EL MEJOR RECUERDO "Esa sesión fue una de las más largas de mi carrera, pero ha sido también uno de mis mejores recuerdos", rememora Giancarlo Botti. No era la primera vez que Schneider se dejaba fotografiar o filmar desnuda, pero sí la última. Ocho años después, el 29 de mayo de 1982, su corazón se paró tras una serie de dramáticos acontecimientos, el mayor de los cuales fue la muerte de su hijo, David, con 14 años, al escalar la verja de la casa de sus abuelos. Romy solo sobrevivió 10 meses a la tragedia. Paris Match rechaza la tesis difundida en la época: "Lo que la mató fue el agotamiento de su cuerpo, de su alma, no un suicidio, contrariamente a lo que se ha contado".

Lo había tenido todo para ser feliz. Sin embargo, pese a ser guapa, rica y famosísima --rodó más de 50 filmes a las órdenes de leyendas del cine como Woody Allen, Orson Welles y Luchino Visconti--, a Schneider el sosiego espiritual tendía a escurrírsele entre los dedos. A finales de los años 50, formó con el actor Alain Delon una de las parejas más célebres del momento.

Por él, la intérprete austriaca abandonó Alemania y su empalagoso personaje de Sissí para instalarse en París. Tras haber coincidido en varios filmes, Delon y Schneider parecían tocar la gloria. Pero ella se fue a EEUU, tras firmar un contrato de siete años con Columbia, y él cedió a los encantos de una actriz francesa, con la que se casó.

LA SOMBRA DE LA MUERTE Un año después de posar desnuda para Botti y separada de su primer marido, Harry Meyen, se casó con Daniel Biasini, con el que tuvo una hija, Sarah. El segundo divorcio llegó en 1979. La sombra de la muerte ya había empezado a perseguirla. En 1978, Meyen, el padre de su hijo David, se suicidó. A principios de 1981 Romy fue intervenida de urgencia de un tumor en el riñón. En julio de ese año murió su hijo. La vida del mito se extinguió en medio del dolor pero su magnetismo sigue ahí, en sus películas, y en las fotos de Botti.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Las noticias más...