+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SERIA EL PRIMERO EN ESPAÑA

Marbella podría acoger un centro de criogenización

Una empresa pretende congelar cadáveres para curarlos en el futuro. La ley no prevé esta posibilidad y ahora esperan el permiso de la Junta

 

EFE
02/08/2014

El Instituto Europeo de Criopreservación (Iecrion) es una sociedad limitada que tiene como objetivo crear en España el primer centro de investigación de criogenización, así como el primer cementerio humano de cadáveres congelados.

Esta empresa quiere dar el primer paso en la conservación de cadáveres congelados para revertirlos de la muerte en un futuro cuando la enfermedad por la que han fallecido tenga solución. Francisco Roldán, socio fundador de la empresa y vecino de Marbella, se ha convertido además, según ha confirmado a Efe , en el "primer español y europeo" en solicitar legalmente ser criopreservado tras su muerte. Para ello ha presentado una solicitud en el Registro Autonómico de Voluntades Anticipadas de Málaga dependiente de la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía.

La respuesta a esta solicitud determinará si el Instituto Europeo de Criopreservación se instala o no en Andalucía.

Actualmente el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria (normativa que regula la actividad funeraria) no recoge la criopreservación de cadáveres, que "es alegal", ha explicado Roldán.

A FALTA DE RESPUESTA Si la Junta de Andalucía aprueba la solicitud, el centro de investigación criónica y el de criopreservación humana y de seres vivos daría sus primeros pasos en Andalucía, y si la respuesta es negativa la empresa buscará los recovecos legales para trasladar la solicitud a la Comisión Europea. "Si ya se está criopreservando en Estados Unidos y en Rusia, ¿por qué no en Europa?" se pregunta Roldán, que insiste en que "alguien debe dar el primer paso, y esos somos nosotros".

En España sí operan empresas privadas de criogenización de tejidos, como los cordones umbilicales, pero no de cadáveres.