+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Los veranos

 

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
11/08/2017

Somos el resultado de lo que hemos vivido. Einstein ya decía que el tiempo es relativo y yo añado que lo verdaderamente importante es lo que ha sucedido en ese tiempo, no el tiempo en si mismo. Con los veranos pasa lo mismo.

No recuerdo, ni falta que hace, cuánto ha pasado desde aquellos veranos en los que contaba los días para montarme en el Simca familiar y más tarde en el R12 amarillo con aquel techo negro tan chic para emprender el viaje a la playa, siempre la misma pero siempre con tan sorprendente resultado.

Las maletas rebosantes atadas en la baca con las sillas de playa de hierro, la música de casete que nos peleábamos por poner, las tostadas de Fernán Núñez en la primera parada, el aire caliente que entraba por las ventanillas, los churros de Lucena en la segunda y todo ello para encarar con energía aquel puerto infernal de curvas que era la Cuesta de la Reina, último escollo para llegar a Malaga después de no menos de cinco horas desde la salida de madrugada.

Pero lo que aún quedaba era lo más maravilloso porque en aquella carretera serpenteante que bordeaba el mar, última etapa para llegar al destino final, la brisa, el olor a mar y a risas estaba ya al alcance de la mano, esa mano que sacaba por la ventanilla como queriendo tocar con urgencia lo que para mí era el verano. Cuando tras aquella curva veía el toro, negro, desafiante, encima de aquel risco, dominando la costa y los cañaverales, me invadía una explosión de felicidad. Habíamos llegado y el verano empezaba ahí. Veranos de cubo y pala y siestas infinitas y más tarde de moragas con sangría inundada de melocotón, de noches de luna llena, de amores de un día, de tardes de sol y meriendas de palmera de crema; veranos de nivea y aceite uve, de cine de verano y bocadillo, de bailar hasta el amanecer y de lubumbas; veranos en los que ir al Tívoli era una fiesta y una rutina el espeto de mediodía y el «quitapenas» de Cómpeta con su tapa de bacalao.

Ahora me monto en el coche automático y cuando a poco más de hora y media diviso el toro desde la moderna autovia y veo que aun desvaído sigue ahí abajo, dominando el mismo risco, siento que el tiempo no importa. Mi entusiasmo está intacto porque no vuelve otro verano sino que soy yo la que vuelve cargada de recuerdos.

* Abogada

Opinión

Profetas en su tierra

Manuel Fernández

Noir

Joaquín Pérez Azaústre

Ortega y Cataluña (y 2)

José Manuel Cuenca Toribio

#SoydeVallellano

Mariano Aguayo Fernández de Córdoba

La Córdoba de antes y de ahora

Bartolomé Vargas Cabrera

Miguel Ruano

Diario Córdoba

Lectores
TRISTE ANIVERSARIO

Dolor por Ana Orantes

Veinte años del asesinato más cruel, de una muerte que se podía haber evitado, del símbolo de la ...

CARTA ILUSTRADA

El barrio Cañero

Ayer desayuné con la desagradable noticia de que ciertos políticos habían decidido cambiar el ...

POLÍTICOS SEPARATISTAS

Muy presentables

En primer lugar, la siempre encantadora Nuria de Gispert; luego la CUPista (que demostrando una ...

CÁRITAS

Con los necesitados

Durante todo el año, no solo en estas fiestas, Cáritas sigue siendo la imagen publica y eficaz ...