+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Los veranos

 

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
11/08/2017

Somos el resultado de lo que hemos vivido. Einstein ya decía que el tiempo es relativo y yo añado que lo verdaderamente importante es lo que ha sucedido en ese tiempo, no el tiempo en si mismo. Con los veranos pasa lo mismo.

No recuerdo, ni falta que hace, cuánto ha pasado desde aquellos veranos en los que contaba los días para montarme en el Simca familiar y más tarde en el R12 amarillo con aquel techo negro tan chic para emprender el viaje a la playa, siempre la misma pero siempre con tan sorprendente resultado.

Las maletas rebosantes atadas en la baca con las sillas de playa de hierro, la música de casete que nos peleábamos por poner, las tostadas de Fernán Núñez en la primera parada, el aire caliente que entraba por las ventanillas, los churros de Lucena en la segunda y todo ello para encarar con energía aquel puerto infernal de curvas que era la Cuesta de la Reina, último escollo para llegar a Malaga después de no menos de cinco horas desde la salida de madrugada.

Pero lo que aún quedaba era lo más maravilloso porque en aquella carretera serpenteante que bordeaba el mar, última etapa para llegar al destino final, la brisa, el olor a mar y a risas estaba ya al alcance de la mano, esa mano que sacaba por la ventanilla como queriendo tocar con urgencia lo que para mí era el verano. Cuando tras aquella curva veía el toro, negro, desafiante, encima de aquel risco, dominando la costa y los cañaverales, me invadía una explosión de felicidad. Habíamos llegado y el verano empezaba ahí. Veranos de cubo y pala y siestas infinitas y más tarde de moragas con sangría inundada de melocotón, de noches de luna llena, de amores de un día, de tardes de sol y meriendas de palmera de crema; veranos de nivea y aceite uve, de cine de verano y bocadillo, de bailar hasta el amanecer y de lubumbas; veranos en los que ir al Tívoli era una fiesta y una rutina el espeto de mediodía y el «quitapenas» de Cómpeta con su tapa de bacalao.

Ahora me monto en el coche automático y cuando a poco más de hora y media diviso el toro desde la moderna autovia y veo que aun desvaído sigue ahí abajo, dominando el mismo risco, siento que el tiempo no importa. Mi entusiasmo está intacto porque no vuelve otro verano sino que soy yo la que vuelve cargada de recuerdos.

* Abogada

Opinión

La hora del 155

Diario Córdoba

El Rectorado y el nacionalismo

Manuel Fernández

Género epistolar

Magdalena Entrenas

Identidades y pobreza

Francisco García-Calabrés Cobo

Molina/R-Carretero

Diario Córdoba

Tom Marino

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

¿Por qué ellos sí y nosotros no?

Seguro que les ha pasado, encontrarse con amigos de la infancia. Aquellos con los que vivió ...

Consorcio de Córdoba

Carta abierta a los Cuerpos de Bomberos de Cataluña

Critico abierta y rotundamente el posicionamiento politizado y partidista de los Cuerpos de ...

listas de espera

La Junta y el SAS mienten

Ha aparecido una fotografía de una intervención en un quirófano del Servicio Andaluz de Salud y ...

SOBRE CATALUÑA

Quizás no sea cierto, pero...

Circula por las redes sociales un audio denunciando un supuesto acuerdo entre PP y PSOE para ...