+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BRISAS M. PIEDRAHITA

UTILITARISMO Y HUMANISMO

 

24/01/2004

Entrevisté, durante mi trabajo en Londres, a un director de banco que al hablarme de su currículo me dijo: "He estudiado Humanidades". Insistió que la formación humanística le valía de mucho en su profesión. Claro que también sabía "de números y de tipos de interés". Desde entonces aquella frase tan manida que todos conocemos, "yo soy de letras", aplicada a carreras contrapuestas a las de ciencias, la escucho con escepticismo. Si un profesional de la ingeniería o informática, sólo ha dedicado su tiempo y sus estudios a esas ramas del saber, sin más cultura humanística que la del periódico o de un esporádico libro "best seller", a ese profesional le falta algo. Viene esto a cuento a raíz del gran déficit que existe en la Universidad, de alumnos que hayan elegido alguna licenciatura en Filosofía y Letras. La culpa no es de alguien en concreto pero sí de todos. Nuestra sociedad está educada en el utilitarismo puro y duro. El éxito se mide por el prestigio que da un sueldo millonario y no por la excelencia de una dedicación que lleva consigo el interrogante "¿ y esa carrera para que sirve?". Son los padres, los que ya en el bachillerato abortan la posible inquietud de sus vástagos por una carrera "que no tiene salidas". Son los planes de estudio y la enseñanza en general, la que frena una vocación "rara". Son los medios audiovisuales, ensalzando a los superfamosos, por ejemplo del fútbol, con sueldos multimillonarios y que hacen decir a muchos, "no han necesitado estudiar y mira lo que ganan". No está el horno familiar y educativo para bollos, valga la frase popular. Si ya en la época escolar, el alumno lo que quiere es ver la tele o jugar con los videojuegos, sin más lectura que la obligatoria en los libros de texto; si, además, el ambiente familiar está imbuido por aquello de las "salidas", no debe extrañarnos ese déficit. Me viene a la memoria aquello que decía Tomás Moro, del disfrute de los placeres que ofrece la vida, pero sin ser esclavo de los bienes terrenales. Somos esclavos del utilitarismo en el trabajo bien remunerado y abdicamos del placer que nos ofrece una profesión que remunera altamente el espíritu.

Opinión

Profetas en su tierra

Manuel Fernández

Noir

Joaquín Pérez Azaústre

Ortega y Cataluña (y 2)

José Manuel Cuenca Toribio

#SoydeVallellano

Mariano Aguayo Fernández de Córdoba

La Córdoba de antes y de ahora

Bartolomé Vargas Cabrera

Miguel Ruano

Diario Córdoba

Lectores
TRISTE ANIVERSARIO

Dolor por Ana Orantes

Veinte años del asesinato más cruel, de una muerte que se podía haber evitado, del símbolo de la ...

CARTA ILUSTRADA

El barrio Cañero

Ayer desayuné con la desagradable noticia de que ciertos políticos habían decidido cambiar el ...

POLÍTICOS SEPARATISTAS

Muy presentables

En primer lugar, la siempre encantadora Nuria de Gispert; luego la CUPista (que demostrando una ...

CÁRITAS

Con los necesitados

Durante todo el año, no solo en estas fiestas, Cáritas sigue siendo la imagen publica y eficaz ...