Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Cielo abierto

El turismo

 

España como mito y como vertedero de una borrachera general. España como erial de vomitonas, una especie cargada y jaranera de Pamplona extendida fuera de sus límites, con la arcada en los ojos y las chanclas cubriendo nuestros charcos de barro. No para nosotros, ni para gente más o menos delicada en la contemplación del arte, de una naturaleza expandida con su propio sonido en movimiento, ese país menudo que aún se encuentra en el margen de nuestras carreteras, un Viaje a la Alcarria sin voz de Cela al fondo. Pero algunos excesos del turismo, ahora muy extendidos, de estercolero urbano en la retina, están transformando hasta el buen gusto por vivir y disfrutar de nuestras mayores ciudades. Madrid es menos Madrid, y Barcelona, entre el independentismo violento y el institucional --tan cercanos que comparten siglas-- y el turismo de masas y ebriedades públicas, ya se ha convertido en otra cosa. La vieja Barcelona del cóctel en Boadas o en el Sandor, cercana a las novelas de Vázquez Montalbán, está siendo sustituida por otra realidad un poco más siniestra, más violenta y más sucia, sobre todo en el centro. Si hablamos de Madrid, volvemos a lo mismo: vete a La Latina a buscar una tasca con su vieja solera, y a ver si la encuentras, más allá de J. Blanco, y eso que estamos en la calle Tabernillas. A cambio, franquicias enlatadas y pisos turísticos patera, sacando de los barrios a sus viejos amigos, a sus rostros de siempre, a sus ferreterías, a sus mercerías, a sus casas de vinos, porque es más rentable que los apartamentos se alquilen por días, echando a los vecinos de sus alquileres. Los independentistas, como suelen, hacen astillas de todo árbol caído, pero no es calidad turística esta gente en bañador, medio desnuda en el supermercado a media mañana, de una borrachera a otra. Rajoy a lo suyo, porque «el turismo es un gran invento». Esta fuente de riqueza debe ser gestionada con inteligencia sensible, para salir por fin del país discoteca.

* Escritor

Última hora
Opinión
Editorial

El difícil concepto de integración

Por: Diario Córdoba

Tras el atentado de Barcelona

Unidos en el dolor y en la respuesta

Por: Mariano Rajoy

Colaboración

‘Allahu Akbar’, su verdadero significado

Por: María Isabel Losa

Tribuna abierta

Loa (con matices) a la corrección política

Por: José Zafra Castro

Campo y ciudad

Corderinos

Por: Ricardo Rivera Pereira

La rueda

La broma

Por: Ramón de España

Colaboración

Yo soy barcelonés y rambleño

Por: José Antonio López García

CARTA ILUSTRADA

En memoria de Pascual Blasco Chaves

Por: Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POR UN MUNDO MEJOR

Justicia y caridad

Sabemos que la justicia es aplicar lo que el ordenamiento jurídico vigente nos indica para cada ...

CARTAS AL DIRECTOR / EEUU: LA HISTORIA ES LA QUE ES

¿Y quién era Robert E. Lee?

Es probable que muchos de los 45.000 ciudadanos que tiene Charlottesville (Virginia, EEUU) no ...

Atentado en Barcelona

Con macetones o pivotes

No he podido dormir, sin antes expresar esta sencilla solución, que requiere una pequeña ...

Atentado en Barcelona

El yihadismo golpea España

14 muertos, 100 heridos y sumando. El atentado de La Rambla de Barcelona nos ha pillado ...

Las noticias más...