+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Paso a paso

Tabarnia

 

Francisco Dancausa Francisco Dancausa
03/01/2018

La democracia tiene eso de grandeza y también de miseria subsidiada: están los que la instrumentalizan o subvierten para intentar imponer sus quimeras ideológicas y los que la usan como expresión del ingenio, el talento, la inteligencia y la pedagogía; y hasta de la reivindicación necesaria. Ahí están los creadores y padres de Tabarnia. La noticia de este lugar de Cataluña cuyo nombre, sin querer acordarnos, saltó a los medios de comunicación como una especie de argucia ingeniosa y humorística que nos sirvió a muchos de los que estamos hasta salva sea la parte de los secesionistas, para aplicarnos un PNL que nos ayude a no traumatizarnos más de lo debido en el plano patriótico. Pero al tirar del hilo y encontrarse con el promotor del proyecto, esto es, Jaume Vives, uno descubre con delectación que no solo es una ocurrencia, sino una estrategia que viene a reivindicar y contrarrestar la lacra secesionista. Vives lo expresa sin rebozo: «Promovemos una Barcelona fuera de Cataluña por pura supervivencia». Los secesionistas y la Ley D’Hondt, esta última para ponderar a la Cataluña rural y subvencionada por encima de las áreas metropolitanas de las provincias de Barcelona y Tarragona, están poniendo en un serio aprieto económico y social a una comunidad autónoma que si por algo se ha caracterizado en estas últimas décadas es por un concepto: el progreso. Así de simple y a la vez complejo. ¿Y qué es el progreso para que podamos entender el daño secesionista hacia este? Pues desarrollo continuo, gradual y generalizado de una sociedad en los aspectos económico, social, moral, científico, cultural, etc. Esto es lo que se quieren cargar los secesionistas y lo que los taberneses con sorna o sin ella quieren salvaguardar. Hasta la Real Academia Española (RAE) se ha mojado y ha propuesto utilizar el gentilicio «tabernés». Todo sea por, con esta especie de sagaz locura geopolítica, poner un poco de cordura.

* Mediador y coach

Opinión

Crónicas nicaragüenses

Miguel Ranchal

Invitación a la lectura

José Luis Casas Sánchez

Presencias entre letras

Alberto Díaz-Villaseñor

De lector a lector

Care Santos

Sergio Ramírez

Diario Córdoba

Daniel Ortega

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

¿Hasta cuándo?

«Ríomundi es un viaje por el mundo con el Guadalquivir como protagonista, un espacio de ...

CARTAS AL DIRECTOR / ENCUESTAS

La descomposición del PP

Pintan bastos las encuestas que vaticinan el declive del PP. ¡Parece mentira! Vergüenza les debía ...

CARTAS AL DIRECTOR / DECLARACIÓN DEL IRPF

La casilla de la Iglesia

Acabo de cumplir mi compromiso con Hacienda como ciudadano, presentando mi declaración, y como ...

CARTAS AL DIRECTOR / FUNCIÓN SOCIAL

Arte y sociedad: ¿hacia una relación conflictiva?

A pesar de que, con el paso del tiempo, el arte haya sufrido cambios para atender mejor a las ...