+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

Solo se gravará la auténtica plusvalía

 

19/05/2017

El Constitucional ha extendido a toda España la doctrina sobre el impuesto municipal de plusvalía que desde febrero se está aplicando en los territorios forales. Desaparece así, al menos en gran medida, una de las más importantes fuentes de ingresos de los ayuntamientos. Pero ello sucede al aplicarse un fallo judicial cuya argumentación es de una lógica aplastante: ¿cómo puede aplicarse una carga fiscal denominada «de plusvalía» cuando en realidad no hay tal plusvalía?

El mecanismo por el cual se ha venido calculando el beneficio en la venta de inmuebles urbanos tuvo alguna lógica cuando el mercado degeneró en burbuja y cada transacción se realizaba superando los precios de la anterior. En semejantes condiciones, el concepto plusvalía alcanzaba toda su dimensión. Sin embargo, cuando aquella burbuja pinchó, las ganancias dieron paso a las pérdidas. Desde el 2008 hasta hoy, cientos de miles de pisos, casas y solares edificables han salido a la venta por un valor inferior al que costaron previamente. Sin embargo su cambio de titular estuvo gravado por el pago de un beneficio que en realidad no había existido, sino todo lo contrario.

El Constitucional se expresa con total claridad al determinar que solo pueden ser objeto del impuesto aquellas operaciones en las que exista beneficio. El fundamento de tal criterio es también muy simple: la ciudadanía ha de estar sujeta a obligaciones fiscales de acuerdo siempre con su capacidad económica. Se ha de gravar la ganancia, no la pérdida.

Pero la nueva situación, por justa y razonable que sea, no dejará de crear un gravísimo problema presupuestario a las administraciones locales, además de que puede generar una importante bolsa de fraude, con el aumento de las operaciones en las que se paga «en negro» parte del costo de la transacción --una práctica que ya es más habitual de lo que sería deseable--, que ahora podría incrementarse para hacer figurar algunos inmuebles por debajo del precio de compra y así eludir el impuesto municipal. En los últimos cuatro años, los ayuntamientos españoles recaudaron 8.400 millones de euros en concepto de plusvalías. No está claro en cuantos de esos casos hubo beneficios o no. Pero aunque el mercado inmobiliario se ha ido reactivando poco a poco, los precios todavía están lejos de los máximos que se alcanzaron a mediados de la década pasada. Lo cual quiere decir que muchas transacciones se siguen haciendo asumiendo pérdidas. De esta forma, los municipios no solo han de perder una importante fuente de ingresos, sino que pueden verse obligados a devolver lo recaudado a partir del 2013, siempre que quienes reclamen demuestren que vendieron sin ganancia. Ahora Hacienda y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) tienen la palabra.

Opinión

Poesía experimental

Manuel Fernández

Desreunida

Joaquín Pérez Azaústre

La fealdad lo invade todo

Manuel Piedrahita

Cambio de ruta

José Manuel Cuenca Toribio

Antiguos

María Olmo

La Amargura

Antonio Gil

Bancos sin respaldo

Diario Córdoba

Lectores
consumo responsable

Yo creo empleo, compro productos andaluces

No podemos esperar ni un minuto más sin hacer nada por evitarlo. Los parados, los jóvenes ...

PALMA DEL RÍO

5º encuentro Vespa club

Por quinto año, el Vespa Club Palma del Río ha congregado a 277 inscritos con vespas venidas de ...

SOBRE LOS TOROS

Manolete, sin consenso como Hijo Predilecto

Manolete era un torero. Según la RAE, un torero es una «persona que por profesión ejerce el arte ...

CATALUÑA

Mosquitos a cañonazos

¿Matar mosquitos a cañonazos? No: ya no son unos pocos mosquitos normales, sino una amenazadora ...

   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 11:49 - 19.05.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Desde tiempo inmemorial compramos los pisos a un precio (dinero declarado ante notario y ante quien haga falta) y pagamos otro (dinero negro entregado en mano). Para tiempo inmemorial comparemos por un precio y venderemos por otro más bajo. ¿O es que no es esto lo que queda claro con esta sentencia? Sí, sí, ya lo sé que nosotros somos gente honrada, que no somos pícaros, que para corruptos ya tenemos a los políticos, fundamentalmente del PP (véase la Sexta diariamente), ¿o no?