Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

¿Forma parte la actual huelga de médicos de Andalucía del debate sanidad pública-sanidad privada?

Sin cuestionar el modelo sanitario

JOSÉ LUIS NAVAS
27/01/2013

 

La respuesta debe hacernos retroceder no menos de ocho meses, cuando todos los sindicatos se levantaron en protestas ante las medidas de "reequilibrio financiero", que no es más que un recorte en los derechos laborales y retributivos de todos los empleados públicos de la Junta de Andalucía. La respuesta fue unánime y las manifestaciones y concentraciones llenaron las inmediaciones del Palacio de San Telmo.

Dentro de toda la dinámica de movilizaciones contra la sobredimensionada política de recortes de la Junta de Andalucía, el SMA ha sido, es y será especialmente beligerante con las decisiones adoptadas hasta ahora que suponen un agravio comparativo de considerable repercusión económica sobre profesionales fijos, interinos y eventuales de la sanidad pública respecto al resto de todos los demás empleados públicos y no digamos ya respecto a la "casta política".

Según este Decreto-Ley, el presidente de la Junta de Andalucía sufre un recorte en sus retribuciones de un 7.5%, un médico de hospital un 12 y un 16%; los consejeros y asimilados de la Junta en un 7,5% y un médico de Atención Primaria en un 11 y un 18%; los directores generales, delegados provinciales y asimilados, se recortan un 6% y a un MIR le aplican una confiscación que ronda el 13%. El personal eventual ve reducido su salario en un 25% .

El SMA, al igual que otras organizaciones profesionales, viene denunciando, desde hace años, el deterioro del modelo sanitario público por la insuficiente financiación estatal y autonómica.

Son los profesionales con su esfuerzo diario los que han proporcionado a nuestra consejera de Salud la consecución de objetivos y los resultados que tan demagógicamente utiliza para fustigar al resto de comunidades que no son de su "cuerda". Pero ¡qué pena!, durante todos estos años hemos conseguido alcanzar logros de prescripción por principio activo muy superiores al resto de los servicios autonómicos de salud, hemos avanzado en la gestión clínica de nuestras tareas, hemos acreditado multitud de centros y profesionales, hemos colaborado en facilitar la accesibilidad y la participación de los usuarios en los centros. Y así hemos llegado hasta la crisis donde solo la Junta de Andalucía ha tomado decisiones que, lejos de reconocer el trabajo y la dedicación de sus profesionales, discriminan retributiva y laboralmente a los facultativos respecto a otras comunidades, incluidas las gobernadas por su propio partido.

En ningún momento durante el conflicto se ha planteado por los facultativos andaluces cuestión alguna que pudiera cuestionar el actual modelo sanitario andaluz.

En definitiva, lo que el SMA ha puesto encima de la mesa a la Consejería con esta movilización es la exigencia de un trato igualitario con el resto de empleados públicos de la Junta y la oferta de alcanzar un acuerdo de franca colaboración y compromiso para racionalizar el gasto sanitario y hacer sostenible nuestro actual modelo sanitario. Todas las demás interpretaciones que puedan rebuscarse detrás de las movilizaciones convocadas por el SMA son, simplemente, lo que todos conocemos como "mear fuera del tiesto".

* Secretario general del Sindicato Médico de Córdoba

Última hora
Opinión
Editorial

El salto irreversible de Susana Díaz

Por: Diario Córdoba

Mirar y ver

Reflexiones en la madrugada

Por: Isabel Agüera

Al contrataque

La otra amenaza

Por: Manel Fuentes

Desde el kiosko

El telón que nunca debe bajar (y 3)

Por: Antonio Camacho Cruz

Cosas

Historicismos

Por: Miguel Ranchal

Colaboración

¿Colocó bien Da Vinci a los comensales?

Por: Virginia Navarro Landa

Ars memoriae

Política en y para Cataluña

Por: José Luis Casas Sánchez

No me digas...

Tant pis!

Por: Alberto Díaz-Villaseñor

Las noticias más...