+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Paso a paso

Reconciliación

 

Francisco Dancausa Francisco Dancausa
20/12/2017

Iceta, con esto de la campaña electoral catalana no para de hablar. Es lógico por otra parte pues de eso se trata de mover la sinhueso para que lo voten a uno. Pero claro, como se puede colegir fácilmente no se trata de hablar por no estar callado, o de hablar por hablar, que por otra parte los españolitos ya estamos hartos de tal ejercicio. De lo que realmente se trata, y más en una Cataluña herida por unos vendedores de crecepelo de la marca Independentismo, es de no seguir engañando o confundiendo al respetable y decirle la verdad. Y de explicarla desde el principio, ya que ésta está tan adulterada, enrevesada y ultrajada que no hay más remedio que comenzar haciendo pedagogía. Pero parece ser que no. Que seguimos en la mismas. Y para eso está Iceta que como decimos ha hablado y en honor a su verdad nos ha dicho que si gana las elecciones nos ofrece un «gobierno cuyo principal objetivo será la reconciliación. Primero, la reconciliación entre nosotros, los catalanes. Y luego, la reconciliación con el resto de españoles». Lo primero que habría que decirle al señor Iceta es que los independentistas democráticos de toda la vida y el resto de los demócratas que no son independentistas, unos y otros en esta última etapa democrática, jamás han necesitado reconciliarse pues dentro de la Constitución y el juego democrático uno no tiene que pelearse con nadie, sino más bien entregarse a la limpia y sana batalla de las ideas. Por tanto, eso de reconciliarse nasti de plasti. Aquí los que deben pedir perdón y si son perdonados, reconciliarse, son los que pasándose a los jueces, la Constitución, el juego democrático y las normas más básicas de dignidad democrática por el arco del triunfo, han engañado a los votantes independentistas con falsas promesas y expectativas de una arcadia catalana tan quimérica que al final hasta han jugado con el pan de la gente. Y con las cosas de comer no se juega. Si hablamos de reconciliación hay que decir la verdad.

* Mediador y coach

Opinión
Lectores
CARTA ILUSTRADA

Reconocimientos

La familia de Pablo García Baena, sobrinos y sobrinos nietos, agradecen públicamente todas las ...

agradecimiento

Tras el grave accidente

El pasado 12-01-18 nuestro hijo Luis tuvo un grave accidente de moto en la Avda. el Brillante por ...

a la alcaldesa

Parado de larga duración

Estimada señora alcaldesa de Córdoba, me presentaré: soy un parado de larguísima duración ...

NIÑOS SECUESTRADOS

La mayor depravación

Trece niños, algunos de ellos adultos pero con físico sin desarrollar a causa del hambre y del ...