Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

´Reality shows´

FRANCISCO DancausaFRANCISCO Dancausa
28/11/2007

 

Confieso que yo también alguna vez los he visto; aunque, eso sí, no he llegado todavía a esa fase vehemente de necesitar verlos todos los días. Me refiero a los reality shows , esos programas donde la carnaza de la audiencia suelen ser las miserias humanas.

Supongo que esta sociedad individualista, que nos aparta del conocimiento sincero y sano de los demás, convierte nuestra necesidad lógica de compartir sentimientos con el prójimo en una especia de paroxismo enfermizo, donde el dramatismo, el voyeurismo y el morbo son los síntomas que se retroalimentan y que nos mantienen enganchados a este tipo de programas televisivos. Por supuesto, los grandes grupos de comunicación conocen esta circunstancia y la incentivan ofreciéndonos shows con la coartada del entretenimiento, la diversión y el espectáculo; aunque con lo que realmente están cocinados es con ingredientes espurios.

¿Cuántas veces no hemos constatado cómo en este tipo de programas se sobrepasa el derecho a la intimidad, al honor e incluso a la propia imagen y nadie hace ni dice nada? Muchas. Aún así siguen siendo la perla del prime time .

No obstante, a veces, de tanto conjurar al demonio, éste se presenta. Así fue el día en que apareció en el programa El Diario de Patricia Ricardo , ex pareja de Svetlana , una joven rusa a la que la violencia de género ya había puesto precio: la muerte.

La chica, que no sabía nada de que por allí fuera a aparecer el maltratador del que ella se había zafado, tuvo que soportar, víctima del presunto engaño televisivo, que su verdugo le pidiera matrimonio. Ella se negó y él parece ser que le quitó la vida.

Mientras, el espectáculo había hecho de celestina de la muerte; y nuestro pulgar, como el del público de los circos romanos, la había condenado posándose sobre el mando a distancia.

* Publicista

 


 

Última hora
Opinión
EDITORIAL

Las obligaciones de Mariano Rajoy

Por: Diario Córdoba

Tribuna libre

Contra el debate

Por: José Carlos Ruiz Sánchez

Tribuna libre

Córdoba y la reforma de la LOUA

Por: Emilio Aumente

Para ti, para mí

Je suis prêtre

Por: Antonio Gil

La rueda

Las tareas

Por: María Olmo

Dame veneno

Paulatina mente

Por: David Márquez

La clave

'Bullying', ser víctima o verdugo

Por: Iosu de la Torre

Colaboración

JMJ 2016: crecer juntos, aunque no os guste

Por: José Antonio López García

Las noticias más...