+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Paso a paso

Prisión revisable

 

Francisco Dancausa Francisco Dancausa
14/03/2018

El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, reclama que no se «legisle en caliente» tras la aparición del cadáver del niño Gabriel Cruz y advierte de que la prisión permanente revisable «no evita que se cometan determinados delitos». Si el famoso oceanógrafo Jacques Cousteau hubiera solo oído el leve susurro de las palabras de este prioste de la bandería vasca, hubiera sentenciado de un brinco: suena a pagellus bogaraveo, esto es, un besugo. Y es que la besugada de Aitor es de una simpleza que no solo asusta, sino que insulta a la moral y a la inteligencia. La ley no puede erradicar el mal, ni el intrínseco ni el extrínseco, en el ser humano. Dicho de otra manera, la ley delimita el libre albedrío, pero si este produce un daño, además debe de evitar en la medida de lo posible que se repita. Y no solo eso, sino que además la ley debe de imponer unas penas que de alguna forma reparen o compensen el daño realizado. El caso del niño Gabriel y su execrable realidad ha venido, por desgracia, a poner claro sobre oscuro este asunto: la prisión permanente revisable. Los españoles, y menos Iglesias, Sánchez y Aitor no vamos a inventar la pólvora. Países como Alemania, Bélgica, Noruega, Dinamarca, Reino Unido y Holanda, entre otros, entienden que la ley no puede prever la consecución generalista del delito, pero sí que se puede valorar casos concretos de posibles reincidencias sobre todo en delitos de lesa humanidad, como son además del infanticidio, el terrorismo, la pedofilia, el homicidio con agravantes, etcétera. Pero que nadie se haga ilusiones. Estamos en la España del secesionismo friki y de Iglesias, Sánchez y Aitor. Y estos tres suman políticamente hablando y en votos una mayoría que tumbará la prisión permanente revisable. Sus argumentos electoralistas, solo puestos delante la demanda de justicia de muchos familiares y víctimas que han sufrido el daño irreparable del delito criminal, producen escalofrío moral.

* Mediador y coach

Opinión

El Gobierno Sánchez

Gabriel M. Pérez Alcalá

Machistas de hoy

Marcos Santiago Cortés

Dinero para «hacer política»

José Naranjo Ramírez

El enigma del suicidio

Najat El Hachmi

Hace calor

Francisco Dancausa

Jubilados ‘mini jobs’

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

El restablecimiento de la democracia

La ansiada regeneración democrática. ¿No estaremos en una coyuntura ideal para que se asentara ...

CARTAS AL DIRECTOR / SEGURIDAD

Trabajo y sacrificio poco valorado

A nivel urbano, son las unidades de Seguridad Ciudadana, y resto de unidades uniformadas, las que ...

CARTAS AL DIRECTOR / INMIGRACIÓN

Y las mafias sonríen

El negocio de las mafias que comercian con la vida e ilusiones de millones de seres humanos es ...

CARTAS AL DIRECTOR / LA CIUDAD

Andamios perennes

Por desgracia, son típicas en nuestra tierra las obras interminables. Para que se termine un ...