Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Campo y ciudad

Populismos

 

La cuestión sobre el rampante populismo, ya sea el correspondiente a la ultra derecha, en su lugar activa, o el de la ultra izquierda neo leninista, de cuyas conclusiones, no obstante, algunas de sus figuras amagan distanciarse, ma non tropo, incluso de aquel ramal que intenta imponer en Europa los postulados tercermundistas y bolivarianos de desazón y miseria, que actualmente se padece como cáncer de la política, y España en este sentido no es una excepción, no la constituyen varios de sus vanidosos bustos, de expresiones desaforadas y ególatras, de obsoletas, endebles o irreales argumentaciones ¿intelectuales?, de los que ciertamente resulta fácil saber quiénes son ideológicamente, y cuya actuación y presencia es evidente que denigra la representación parlamentaria de la soberanía nacional, en ocasiones hasta bastante enrarecida, sino los cinco millones de presuntos incautos que decidieron apoyarle con sus votos, sin entrar ni hacer, detenidamente, el análisis de los mismos a tenor de su procedencia y razón.

Pero en Cataluña el movimiento surgido adolece de similitudes con el agitado y promovido por el populismo de ámbito castellano, manteniendo con aquel escasa relación, si bien, todo lo más, con cierta facilidad el de marchamo catalán lo fagocita, habida cuenta que éste se encuentra entre un comunismo aparentemente depurado del desnortado leninismo y un socialismo que reniega del debilitado eufemismo socialdemócrata, alentando una democracia asamblearia y directa en menoscabo de la representativa, alejada de cualquier fórmula convencional del actual constitucionalismo. Anotándose una similar depredación por otros movimientos populistas y demagogos autóctonos, ya sea en Galicia, o en la Comunidad Valenciana, o en la Región Vasca. Sumándose en Andalucía la equivalente actitud de los correspondientes líderes neocomunistas.

El resultado produce, a efectos legislativos, una mínima actividad parlamentaria dada la amalgama confederal del grupo sumidos en la impostura con el adversario político, uniéndoles únicamente su afán propagandístico.

* Doctor Ingeniero Agrónomo

Licenciado en Derecho

1 Comentario
01

Por Fausto43 12:56 - 19.06.2017

Don Ricardo: usted escribe "...denigra la representación parlamentaria de la soberanía nacional..." ¿Lo ha pensado bien? ¿Cree que cinco millones de españoles, representados, denigran esa soberanía? ¿Y los amigos de ladrones y sinvergüenzas? Pues yo, un ciudadano más, debo andar, según su criterio, con los malos. Pero nunca me he sentido mala persona. Algo iluso, quizás.

Última hora
Opinión
Editorial

UE: momento de relanzamiento

Por: Diario Córdoba

Posible SPAM

El calor de San Juan

Por: Manuel Fernández

El guiño

¿Recuperación económica?

Por: Diario Córdoba

Sube

M. Rguez. Pantoja

Por: Diario Córdoba

Baja

Rodrigo Rato

Por: Diario Córdoba

La vida por escrito

Sin bandera

Por: Miguel Aguilar

La rueda

Las ‘baby-boom’

Por: Magdalena Entrenas

Tribuna libre

Ni crisis, ni globalización, ni identidad

Por: Antón Costas

Las noticias más...