+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Paso a paso

El perro del hortelano

 

Francisco Dancausa Francisco Dancausa
15/11/2017

Se acerca la Nochebuena, y este año en el convento de Santa Inés de Sevilla sonará el órgano del templo del siglo XVII, obra de Pérez Valladolid. En la Misa del Gallo, con todo el misticismo que requiere el momento, aquella vieja canción austriaca, Noche de Paz, exhalará sus piadosos acordes por los tubos restaurados del órgano propiedad de las monjas del sevillano convento. Ese ha sido siempre el objeto y la justificación del órgano como instrumento musical: exornar la celebración de la Eucaristía, parte central y fundamental del cristianismo. Este año, hasta Maese Pérez el organista, podrá posar sus inmateriales dedos, sí así los pagos del otro mundo se lo conceden, en las sensibles y restauradas teclas del órgano que las monjas han abogado por restaurar, contando por supuesto con el concurso de la Providencia, pues poner el instrumento en valor tiene un coste de 150.000 euros. Las trece monjitas no tienen recursos para semejante empresa, pero la mano ejecutora de dicha misericordia divina la ha encarnado la Fundación Alqvimia, que sufragará el proyecto, nunca mejor dicho, por amor al arte organístico. La historia, es de extremo a extremo un bonito cuento de Navidad cuyo cenit se pondrán en escena esta próxima Nochebuena cuando las notas musicales salidas del órgano restaurado cumplan su cometido: a los fieles que asistan a la Misa del Gallo, cortejar sus sentimientos religiosos, y a los amantes de la música, el deleite. Lo dicho, una historia perfecta donde todos ganan. Pero cómo se habrá percatado, mi querido lector/a, falta en el cuento ese contraste entre el bien y el mal, que nos enseña mediante el sentimiento y la razón el peso del valor moral de bien. Pues lo dicho: resulta que el órgano es un Bien de Interés Cultural (BIC) de la Junta de Andalucía, y como ésta no ha autorizado la restauración ni aún lo ha restaurado, les ha puesto a las monjas una multa de 175.000 euros. Eso sí, si la pagan en plazo les hacen el 20 por ciento por pronto pago. Multa poner en valor un BIC. Esto, más que a cuento de Navidad, es lo del perro del hortelano.

* Mediador y coach

Opinión

Cantico(rum) iúbilo

Carlos Miraz

Héroes con cáncer

Marcos Santiago Cortés

Tamayo: el teólogo del sur

Antonio J. Mialdea Baena

Incesante esperanza

José Javier Rodríguez Alcaide

Odiadores

Francisco Dancausa

Dolores Jiménez

Diario Córdoba

Lectores
ELECTRICIDAD

El susto mensual

¿Cómo es posible que en España el recibo de la luz no haga más que subir y subir mientras en ...

PENSIONISTAS

Rayando en la indigencia

La pobreza se define como la escasez o carencia de los recursos necesarios para poder satisfacer ...

CARTA ILUSTRADA

A Manuel Peláez del Rosal

Medio centenar de profesores e investigadores se han dado cita en Alcalá la Real para rendir un ...

CARTAS AL DIRECTOR / JUICIO EN PAMPLONA

¿La víctima es juzgada?

¿Qué visión de las cosas puede tener alguien que crea que una chiquilla de 18 años puede ...