+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La clave

Nuestro propio bucle

 

Nuestro propio bucle -

María Olmo María Olmo
08/11/2017

Algún pellizquito de pesar producen, por mucha distancia que se quiera tomar, esas aulas presididas por un mapa de Cataluña que presenta a los niños su «nación» como una isla sin vecinos, un triángulo irregular solitario y altivo, o ampliado hacia Valencia, en ese afán expansionista de los Països Catalans. Al este, el Mediterráneo. El resto, territorio ignoto. Da pena esa exclusión, esa negación del otro en la que el independentismo basa su propia afirmación. Esa memoria histórica selectiva, como podría ser la nuestra al recordar que en el siglo X Lérida y Tarragona eran Califato de Córdoba. Cuánta tontería. Qué distinto de nuestro «sea por Andalucía libre, España y la Humanidad» que a lo mejor pronunciamos por ser pobres, y, por tanto, más solidarios, pues la riqueza ya se sabe que produce soberbia y ese sentimiento de «porque yo lo valgo» que recogen los anuncios de L’Oreal.

Caemos de nuevo en la tentación de glosar el bucle catalán, el «te lo digo te lo repito» en sus infinitas posibilidades, dejando atrás nuestro propio bucle, nuestro propio mapa. El mapa de Andalucía, que ya se intuye perdedora en el conflicto catalán, donde el dinero será finalmente la mano conciliadora del independentismo, mano estatal que seguirán mordiendo una vez se llenen el bolsillo mientras crece ese odio --de ida y vuelta-- inesperado. Y el desprecio... «¿Qué se come en Córdoba?» me preguntaron no hace tantos años, e hice como si creyera que me preguntaban por los platos típicos, cuando en el fondo se estaban poniendo en duda otras cosas.

Salir del bucle catalán y entrar en el bucle andaluz, en el bucle cordobés, donde tanto y tanto se repite, un año tras otro, sin que los problemas se oxigenen y resuelvan, acumulando agravios. Quizá los ciudadanos andaluces y cordobeses deberíamos aprender de la infame impertinencia de algunos dirigentes catalanes, pues tenemos mucho que reivindicar, y sin necesidad de instalarnos en la mentira. La noche del lunes, en nuestro Foro 75 Ideas para Córdoba, hubo un debate interesante sobre tres aspectos de desarrollo de la ciudad, pero al final el titular del periódico tuvo que ser, porque así concluyeron los ponentes: «Rabanales 21, la ronda Norte y la revitalización del río, por redefinir». Ojo, la primera definición de estos proyectos ya no es válida, pues ha transcurrido el tiempo sin ejecutarlos, y hay que volver a repensarlos y a decidir cómo se va a actuar. Ahí está el bucle de Córdoba, la inacción, la falta de ambición, el irresponsable conformismo.

Temas relacionados
 
Opinión

Respeto interesado

Juan M. Niza

Angjelina Belaj

Diario Córdoba

Pedro Agramunt

Diario Córdoba

La Ciudad de la Justicia

Isabel Ambrosio

Dar las gracias

Cristina Pardo

Lectores

Embudo en Gran Vía Parque

Siempre ha sido problemática la circulación por esta vía, pero poca preocupación ha habido en ...

CARTAS AL DIRECTOR / ENCUESTAS

La descomposición del PP

Pintan bastos las encuestas que vaticinan el declive del PP. ¡Parece mentira! Vergüenza les debía ...

CARTAS AL DIRECTOR / DECLARACIÓN DEL IRPF

La casilla de la Iglesia

Acabo de cumplir mi compromiso con Hacienda como ciudadano, presentando mi declaración, y como ...

CARTA ILUSTRADA

¿Hasta cuándo?

«Ríomundi es un viaje por el mundo con el Guadalquivir como protagonista, un espacio de ...

   
1 Comentario
01

Por ppgflash 13:44 - 10.11.2017

Un artículo con una introducción espectacular y unas conclusiones con una capacidad de análisis y de síntesis, que solo desde la madurez bien consolidada en el tiempo, y la lucidez y visión que va con la persona pueden de esta forma aflorar. Maria Olmo nos dice lo que hay que hacer y los objetivos a cumplir, si queremos romper o deshacer el bucle: acción, ambición e inconformismo responsable. Ahora sólo queda encontrar los líderes que lo apliquen. Venimos de liderazgos del pasado que posiblemente han podido llevarnos a este bucle. Uno político, fuente de huida de empresas y de no localización de otras y otro de carácter casi feudal que ha marcado los últimos años de nuestra sociedad. Pero no nos metamos una vez más en el bucle, ojalá tengamos y encontremos los lideres con el estilo de liderazgo que les permita afrontar lo que María nos propone. Pablo Pombo