+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

No es no

 

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
15/09/2017

En mi chat de amigos catalanes sigo a diario el culebrón golpista que tan preocupados nos tiene y lo hago desde una perspectiva «catalana no independentista» muy interesante. Los hay de derechas, de izquierdas, de ese centro que Ciudadanos reclama, contrarios a la Monarquia o lo contrario, pero todos coinciden en algo sorprendente: el secuestro que padecen de los independentistas y la imposibilidad que tienen de expresar libremente su españolismo si no quieren sufrir amenazas en los colegios de sus hijos, perdidas en su trabajo y vulneración de sus legítimos derechos en una teórica sociedad libre y democrática.

Parece inaudito y hasta delictivo que alguien amenace al vecino si exhibe una bandera española mientras el impone la estelada en su balcón; que el maestro de tu hijo le obligue a no hablar castellano ni en el recreo; que el jefe en tu trabajo, el compañero o el cliente te hagan boicot si intuyen que no estás conforme con la independencia por lo que debes ocultar que disfrutas si gana Nadal o la selección y que eres bilingüe sin complejos, contestando en según la lengua en que te pregunten, sin más.

Confesaba una amiga del chat que se había mudado a Barcelona desde Tarrasa harta de aguantar en el colegio de sus hijos las esteladas en cualquier fiesta, las confesiones de profesoras sobre el miedo a utilizar el castellano ni en la comida, que eran obligadas a vigilar a los niños para que no hablaran en castellano ni en el patio y que tenían prohibido tener reuniones con los padres en castellano, aunque dijeran no entender el catalán, debiendo aguantar a las orgullosas maestras independentistas que le soltaban a ese padre «!ja portes tre anys a Cataluña!». Secuestro absoluto de la voluntad individual.

Esto está ocurriendo y el problema es que a los no independentistas no les queda otra que aguantar sin manifestarse tan libre y explícitamente como lo hacen los independentistas. El poder de la minoría que aplasta a la mayoría, el débil que secuestra al fuerte, el constante que supera al que abandona y cede.

Es difícil desde la distancia predicar, pero también creo que es ahora o nunca: salgan a la calle, saquen las banderas y en este momento tan trascendente digan también que no, que no tienen miedo y que no es no.

* Abogada

Opinión

El Gobierno Sánchez

Gabriel M. Pérez Alcalá

Machistas de hoy

Marcos Santiago Cortés

Dinero para «hacer política»

José Naranjo Ramírez

El enigma del suicidio

Najat El Hachmi

Hace calor

Francisco Dancausa

Jubilados ‘mini jobs’

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

El restablecimiento de la democracia

La ansiada regeneración democrática. ¿No estaremos en una coyuntura ideal para que se asentara ...

CARTAS AL DIRECTOR / SEGURIDAD

Trabajo y sacrificio poco valorado

A nivel urbano, son las unidades de Seguridad Ciudadana, y resto de unidades uniformadas, las que ...

CARTAS AL DIRECTOR / INMIGRACIÓN

Y las mafias sonríen

El negocio de las mafias que comercian con la vida e ilusiones de millones de seres humanos es ...

CARTAS AL DIRECTOR / LA CIUDAD

Andamios perennes

Por desgracia, son típicas en nuestra tierra las obras interminables. Para que se termine un ...