+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Nacionalismo, fanatismo, narcisismo

 

Nacionalismo, fanatismo, narcisismo -

Nacionalismo, fanatismo, narcisismo -

FERNANDO JIMÉNEZ H. PINZÓN
12/10/2017

Yo, el Supremo es una novela escrita en 1974 por el escritor paraguayo, Premio Cervantes de 1989, Augusto Roa Bastos, y considerada una de las mejores novelas en castellano del siglo XX. En ella se describe y se denuncia una de las más nefastas manifestaciones de la dimensión sombría de la naturaleza humana: el fanatismo narcisista, lo mío es lo único bueno, lo absoluto.

Está experimentado y comprobado en Psicología, que el Sentimiento de Pertenencia (la posibilidad humana de apacentarlo dentro de nuestro cerebro) nos proporciona un soporte neurológico de equilibrio emocional y de estabilidad psicológica dentro de la Sociedad Universal de los seres llamados «inteligentes», constructores y renovadores permanentes de este mundo de nuestra absoluta Pertenencia, en el que todas y todos habitamos.

El sentimiento de Pertenencia, imprescindible para nuestra personal supervivencia y para la supervivencia de la especie humana, se realiza y se actualiza en distintas esferas o grupos a lo largo y ancho de nuestras vidas (pertenencia al grupo familiar, o social, o nacional, o profesional, o religioso, o político, o deportivo...); lo expresamos, profesamos e interiorizamos con el persistente posesivo mi o mío («mi familia», «mi religión», «mi club deportivo», «mi partido político», «mi nación»...); y se construye y se constituye como fundamento y objetivo motivacional de la necesaria, siempre deseada y aspirada, Solidaridad Universal.

Sin embargo, cuando se absolutiza y maximaliza este sentimiento identificador de Pertenencia (como tenemos tan dolorosamente comprobado y experimentado con el fanatismo nacionalista de la ETA y con los fundamentalismo religioso de la Yihad), son insospechables y terribles, por su ferocidad, irracionalidad y destructividad, las reacciones que el individuo, amasado vital y emocionalmente con su grupo de Pertenencia, puede llegar a activar.

Es así porque todo fanatismo cierra la inteligencia, obnubila la cognición, secuestra la razón, emborrona la verdad y justifica la audacia y la fuerza arrasadora, tantas veces destructora, incluso muchas veces despiadada, de ese animal cautivo que todos llevamos dentro. Es imprevisible cuánta perversidad humana puede dimanar --como la podredumbre de una llaga-- de ese deseo de absoluto, enfurecido y desesperado, que es todo fanatismo y, en concreto, este cáncer social del Nacionalismo fanático, alimentado por un Narcisismo auto-engrandecedor. Es lo que explica que un grupo de personas iluminadas, revestidas de una presunta supremacía étnica, moral y supranacional, tengan la audacia de decidir sobre los destinos de un país, se sitúen por encima de las leyes, desafíen el orden constitucional, recompongan arbitrariamente la Historia, desobedezcan descaradamente a las instancias judiciales... Yo, el Supremo.

Para la personalidad fanática o fanatizada por el Nacionalismo, cualquier acción que castigue o destruya a a los fantaseados y odiados «enemigos» (a quienes se opongan o no cooperen --personas, instituciones o grupos-- al reconocimiento de la propia grandeza, identificada con la del grupo de Pertenencia Nacionalista) estará fanáticamente justificada, incluso premiada eternamente con la «imperecedera gloria» nacionalista, o con el Paraíso de los fundamentalistas islámicos...

Son insospechables las acciones y las consecuencias del Fanatismo Nacionalista. Para Erich Fromm (psicoanalista y filósofo alemás que tuvo que exhiliarse de su país a los 35 años cuando la implantación y expansión del Nacionalsocialismo), el Fanatismo Nacionalista es un modo de Narcisismo patológico que representa, impulsa y contiene todo lo contrario a la Solidaridad. La cohesión que este sentimiento opera dentro de la colectividad nacionalista es gregario, irracional, excluyente, instintual y obcecado, mientras que el Sentimiento de Solidaridad está está impulsado hacia un objetivo de amor y fraternidad universal, y está fundamentado en los valores de la responsabilidad, el respeto y el compromiso en la construcción de la vida, y de la convivencia pacífica y humanizada, en la sociedad y en el mundo.

* Correspondiente de la Real Academia de Córdoba. Psicólogo Clínico/Psicoterapeuta

Opinión

Compartir vivienda

Diario Córdoba

Rohingyas, Yazidies, Uigures

María Jesús Monedero

Joan Mir Fernando Alonso

Diario Córdoba

Hechos y derechos

David Márquez

Corrosivo

Ricardo Rivera Pereira

Se acaba el juego

Mercedes Valverde

Lo que el fuego se llevó

CARMEN Bandrés

Lectores
TRANSPORTE MUNICIPAL

Conductores de Aucorsa

No sé cuánto cobran, pero a mi parecer es un trabajo pagado en buena parte con el estrés que ...

DESAFÍO SOBERANISTA

Frases para no olvidar

Comienzo con esta frase de D. Manuel Fraga Iribarne (que en Gloria esté) expresada cuando una ...

CÁNCER DE MAMA

Valientes lazos rosas

Desde aquí mi admiración y respeto a todas esas mujeres que con el lazo rosa resumen su valentía ...

Consorcio de Córdoba

Carta abierta a los Cuerpos de Bomberos de Cataluña

Critico abierta y rotundamente el posicionamiento politizado y partidista de los Cuerpos de ...

   
1 Comentario
01

Por Fernando Jiménez H.-Pinzón 12:44 - 12.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

“Por mi vida han galopado todos los corceles amarillentos del Apocalipsis, la revolución y el hambre, la inflación y el terror, las epidemias y la emigración; he visto nacer y expandirse ante mis propios ojos las grandes ideologías de masas: el fascismo en Italia, el nacionalsocialismo en Alemania, el bolchevismo en Rusia y, sobre todo, la peor de todas las pestes: el nacionalismo, que envenena la flor de nuestra cultura europea”. Stefan Zweig (“El mundo de ayer”).