+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Muerte segura

 

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
12/01/2018

Al socaire de la noticia cuanto menos sorprendente de ese hombre que ha resucitado en prisión, sí, como lo oyen, en prision, en donde tras darle por muerto y meterlo en la cámara de la morgue en su correspondiente bolsita, revivió al llegar a la mesa del forense que le iba a practicar la autopsia, ya marcado el tajo en su tórax, reflexiono sobre algo tan inmortal como la propia muerte.

La muerte y la palabra muerte están de moda y hasta los negocios cada vez más novedosos que giran en torno al sueño eterno. Están a la última las celebraciones que se contratan en vida para celebrar nuestra muerte con todo lujo de detalles y deseos, fiestas con mojitos a la orilla del mar, globos de colores personificados en el bar preferido para celebrar nuestro fallecimiento con el grupo de personas escogido que reciben la invitación al poco de nuestra partida. Está de moda la incineración y todas sus variables, las urnas ecológicas, las que se convierten en árbol tras ser enterradas, las urnas joya y hasta esas que llevan impresa la cara del finado, al estilo de la que pasea el protagonista de la película Señor, dame paciencia que vivamente recomiendo si de lo que se trata es de pasar un buen rato con ese viudo obligado a celebrar con sus peculiares yernos la muerte de su mujer. Sobre el destino de las cenizas ya no digamos las variables que existen, aunque me quedo con esos familiares que se bebieron infusionadas las cenizas del abuelo procedentes de Cuba, creyendo que se trataba del mejor café enviado por los parientes cubanos.

Semánticamente también está de moda: «Moribundo» es lo que tiende a una muerte inminente y si no que se lo digan al Córdoba CF. Tenemos discursos como el Oprah Winfrey para visualizar, precisamente en negro, la «mortal» necesidad de poner sobre la mesa el abuso que muchas mujeres han sufrido allí arriba, o en lo más bajo. Tan «mortífero» fue para Diana Quer el sujeto repugnante que le segó la vida, como ahora espero lo «mortifiquen» para que quede «inmortalizado» como el asesino que es.

Y es que, al final, solo hay una cosa segura en la vida, la inexorable muerte y para quienes crean, la inmortalidad del alma. Inmortal, qué palabra más bonita... Yo de momento me quedo con que el muerto no estaba muerto, que estaba vivo. Ya saben.

* Abogada

Opinión

Pena máxima

Raúl Ávila

De Herodes a Pilatos

Carmelo Casaño

Población rural

Ricardo Rivera Pereira

La muerte de un educador

Antonio J. Mialdea Baena

¿Y a ti qué te importa?

David Márquez

C. Romero / J. López

Diario Córdoba

Emmanuel Macron

Diario Córdoba

Lectores
educación y acoso

‘Bullying’

Un infierno diario. Una pesadilla real. Una vida supeditada a personas externas. Es evidente que ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Sánchez, quizá peor

Soy de los que, como reflejan las encuestas, empezamos a pensar el votar a un Sánchez que echó a ...

CARTA ILUSTRADA

Este verano, honestidad y respeto en el fútbol base

El Mundial de fútbol está muy bien. Pero seguro que la mayoría de los que amamos el fútbol, sobre ...

CARTAS AL DIRECTOR / DESPEDIDAS DE SOLTERO

¿Nueva regulación?

Ahora quieren poner normas para prohibir las despedidas de soltero. Por lo visto somos una ...