+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Miradas

Muchedumbres

 

Muchedumbres -

Rafael Mir Jordano Rafael Mir Jordano
06/04/2017

Siempre que he podido he rehuido las muchedumbres, las aglomeraciones. En mi juventud no me fue fácil evitar masivas manifestaciones a favor de Franco, por mandato, o contra Franco, por vocación. Siempre he optado por la manifestación personal, por escrito, con publicidad y bajo firma.

No hace mucho tiempo asistí a un concierto de Dire Straits en la plaza de toros y aunque compré la entrada más cara, me encontré en el ruedo, de pie y en plena situación de sardina en lata. Era posible que un desesperado o una desesperada me masturbara sin que yo pudiera evitarlo, o que un carterista me quitara la cartera. Conjugando el cálculo de probabilidades y una conveniente escala de valores, decidí esforzarme por llevar una mano protectora hasta el bolsillo trasero del pantalón, el de la cartera. Y cuando lo conseguí, allí la mantuve hasta que decidí fingirme enfermo para lograr salir de aquella ratonera. ¡Con lo fácil y cómodamente que yo veía y oía en mi televisor al cantante guitarrista de la cinta amarilla en la frente!

Ya se comprenderá que si siempre tuve a las muchedumbres por peligrosas, desde que el terrorismo yidahista ha mostrado sus preferencias por hacer daño indiscriminadamente a las masas en las vías públicas, con grandes camiones, con otros vehículos u otras maneras, ahora les tengo auténtico pavor.

Por todo lo dicho tengo claro que la próxima Semana Santa solo veré la salida y la entrada de Jesús de la Sentencia, cofradía que fundó mi padre y en la que salen una hija y mis nietos, las que pasen bajo mi balcón --que este año serán menos-- y las que televisen, eligiendo a ratos, en el cansino desfile interminable.

Lo que no haré de ninguna manera es ir a ver las procesiones a la gran ratonera del casco antiguo, donde son seguras las bellas perspectivas, pero nada en absoluto, las integridades físicas de los espectadores, peor que enjaulados, si ocurre algo o simplemente hay una alarma.

Naturalmente el lector hará muy bien en tener mis manifestaciones y temores por infundados, e incluso por enfermizos y en depositar toda su fe en las declaraciones de las autoridades y policías que, cumpliendo con su obligaciones, dicen que está todo atado y bien atado.

Por mi parte creo que el único que ha conseguido atarlo todo bien ha sido el obispo Demetrio, que, aun destrozando una celosía monumental, y llenando de cera y de humos los suelos y los aires de la Mezquita, consigue una manifestación de mando y dominio formidable. Por unas horas la Mezquita será indudablemente Catedral. Hosanna. Claro que en seguida que pase la Semana Santa, la Mezquita volverá a ser Mezquita para gozo de los viajeros y turistas y de las arcas eclesiales.

* Escritor y abogado

Opinión

Puteros

Miguel Ranchal

Juanjo Giménez

Diario Córdoba

Jordi Hernández

Diario Córdoba

Escribir

José Luis Casas Sánchez

Los restos del día

Olga Merino

Los patios de Córdoba

José Javier Rodríguez Alcaide

Memoria histórica: ya es hora

Miguel Forcada Serrano

Diez a la teleasistencia

Isabel Agüera

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Ategua: la batalla del silo

No podía ser menos, si del yacimiento de Ategua se trata. Después de la batalla por la conquista ...

‘LA DESHONRA’

Lutero y el Papa Francisco

Honor, honra, son palabras que van cayendo en desuso y se han ido sustituyendo por otras, como ...

CON MUCHA IRONíA

Nombraremos el Premio Cervantes

A la charpa de desayunos y cañas se nos ha ocurrido nombrar Premio Cervantes a uno de los ...

CARTA ILUSTRADA

Alegría navideña

Es verdad que las luces de Navidad de Córdoba no son todo lo hermosas que me hubiera gustado, ...