+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Miscelánea

Medina Azahara

 

En espera de que esta ciudad palatina sea declarada patrimonio mundial, se debe plantear un modelo tal que los visitantes experimenten gozo contemplativo y ello produzca efectos en su satisfacción y en su lealtad a este espacio monumental. En psicología está aceptado que los individuos responden emocionalmente a su entorno inmediato. Las emociones nacidas de la contemplación de Medina Azahara, desarrollarán sentimientos espontáneos que podrán ser placenteros o no. Visitar Medina Azahara debe generar en el visitante un sentimiento de calma y serenidad contemplativa. Las emociones negativas nacerán si existe dificultad de accesibilidad al espacio y en su recorrido, si se produce amontonamiento de visitantes, si en lugar de silencio impera el ruido, si la perspectiva desde el altozano es desagradable. Cuanto más agradable sea la experiencia mayor será el efecto positivo que esa visita generará en el nivel de satisfacción personal y en la reputación de la ciudad palatina.

La satisfacción de una visita nace de la experiencia real vivida, fundamentada en los buenos sentimientos que nacen de la interacción del visitante con el personal que atienda la visita y con el espacio palatino. La satisfacción nacerá si las expectativas del visitante se cumplen, luego de una valoración tras el recorrido. Cuando más placentera sea la visita más se acrecentará la satisfacción porque superará lo esperado tras un proceso reflexivo-cognitivo. Si se acrecienta la satisfacción se reforzará la reputación del espacio de Medina Azahara y aumentará la lealtad al lugar.

La lealtad se medirá por las repetidas recomendaciones a otras personas por parte de los visitantes. Habrá visitas repetidas incluso de los primeros que entren en la ciudad. Dependerá este sentimiento de la calidad del servicio, desde la recepción hasta la despedida y de que la visita no sea frustrante. No deben existir inconveniencias en las condiciones del tráfico de entrada y salida, confusión en las reglas de tránsito dentro de la ciudad palatina, porque el visitante no desea sufrir grandes molestias. Es obvio que cuanto más agradable sea la experiencia más leal será el visitante a Medina Azahara y más veces recomendará su visita.

Existe una relación entre visita placentera, satisfacción y buena reputación, confirmada por la lealtad. Cuanto mayor sea la satisfacción del visitante tras haber paseado por Medina Azahara mayor será su lealtad a ella y la ciudad ganará en buena reputación. Así que: «¡a ponerse las pilas!».

* Académico de la Real Academia de Córdoba

Opinión

Verano 1.0

Miguel Aguilar

Los puentes se caen

Magdalena Entrenas

El odio que viene de dentro

Najat El Hachmi

Despedida

Raúl Ávila

San Roque

Antonio Gil

Diego Simeone

Diario Córdoba

Mateo Salvini

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / FÚTBOL

Petición al Diario CÓRDOBA

Después de muchísimos años como lector del Diario CÓRDOBA, me veo con la confianza de hacerles una ...

CARTAS AL DIRECTOR / INMIGRACIÓN

Qué hay de los residentes formales de la Unión Europea

Hoy que está en boca de todos el tema migratorio y sobre el cual las diversas tiendas políticas se ...

CARTA ILUSTRADA

Don Antonio nos llevó al teatro

Después de la lectura del artículo de colaboración de Don Antonio Gil sobre la obra de teatro que ...

CARTAS AL DIRECTOR / MONARQUÍA

Un rey de categoría

Según una reciente encuesta expresada fielmente en este periódico, los españoles otorgan un 75,3% ...