+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

A debate

Los másteres, las falsas apariencias y la hipocresía

 

Antonio Hurtado Antonio Hurtado
17/04/2018

En un mundo de la imagen y la comunicación, las apariencias en política se cuidan más que el ser. Estamos viendo atónitos como se descubre a personas públicas, con importantes cargos institucionales, que tratan de aparentar lo que no tienen, en este caso un título que ni les capacita ni se les exige para lo que hacen o quieren conseguir. La «titulitis» en el peor de los sentidos, como un papel o título que exhibir para darse un mérito añadido y crear una inmejorable apariencia formativa. Quieren ser admirados también por sus logros académicos. Para ello, se dedican a engordar su currículum pagando cursillos, cursos y másteres, sin dedicarles más tiempo que el de buscar a un conseguidor que se los ponga a mano. En otros casos, para colmo, mienten descaradamente y se atribuyen títulos jamás conseguidos, basta con escribirlos en su perfil. Máster de Derecho Público del Estado Autonómico, posgrados en Harvard y Georgetown y otras distinciones académicas, sin apenas días de clases, sin exámenes y sin presentar, ni hacer, el obligatorio TFM. Todo ello por unos miles de euros. Parece que para ellos todo se hace fácil, por su poder, sus influencias y su desahogo económico. Lo que quieren conseguir lo consiguen: una falsa apariencia sin mérito alguno. El chanchullo y el trapicheo más obsceno es el artífice de esta moda.

Con esta farsa han conseguido banalizar unos títulos que son obligatorios para los jóvenes poder trabajar. Estos másteres les suponen a los jóvenes y a sus familias mucho esfuerzo intelectual y económico. Familias que en la mayoría de los casos han tenido que endeudarse para pagar matrícula y estancia donde se imparten estos másteres.

Pero también han conseguido algo peor, desprestigiar a la Universidad, una institución, la académica, que ha basado su prestigio social en el rigor y en el esfuerzo.

Por todo ello, no podemos permitir este engaño infame. Quienes mienten creando falsas apariencias no deben tener el honor de representarnos ni detentar poder institucional. Me niego a que los que nos dedicamos a la política tengamos que ser ejemplares, somos personas con nuestras virtudes y defectos, por eso también me niego a que tengamos que aparentar lo que no somos. La hipocresía es el sustrato de este asunto tan de actualidad. Y la hipocresía es contraria a la coherencia que sí la considero necesaria para quienes tenemos el honor de dedicarnos a la política.

* Diputado socialista por Córdoba

Opinión

Lejana y sola

Rafael Mir Jordano

Me duele Siria

Miguel Santiago Losada

Mal gobierno

Ricardo Rivera Pereira

¿Cata del vino o botellón?

JULIÁN Hurtado de Molina Delgado

Mis renuncias

Rosa Ribas

Una espléndida Semana Santa

Rafael Ayala Marín / Córdoba

Vergüenza de argumentos

Mª Carmen Porlán Muñoz / Córdoba

Los amarillos, cobardes

Martín Sagrera Capdevila / Madrid

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / el famoso máster

Políticos mentirosos

A raíz del denunciado y renunciado máster de la Cifuentes, afloran los tejemanejes de algunos ...

CARTA ILUSTRADA

Una espléndida Semana Santa

Salvo algunas inclemencias meteorológicas en el Domingo de Ramos y Viernes Santo, los cordobeses ...

CARTAS AL DIRECTOR / perpetua revisable

Vergüenza de argumentos

En la sesión parlamentaria del Congreso de los Diputados con motivo de la derogación de la prisión ...

CARTAS AL DIRECTOR / INDEPENDENTISMO

Los amarillos, cobardes

Hablemos claro. En la lucha social, «los amarillos» ha sido el adjetivo infamante que ha marcado a ...

   
3 Comentarios
03

Por Pilniak 17:20 - 17.04.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo ofensivo de esto es que si eres un don nadie te van a exigir carrera, máster, doctorado, y experto en lenguas semíticas y túrquicas, además, de nivel C1 de inglés con prácticas en Georgestown para recoger cacas de mono en el zoológico, pero si eres un niño pijo puedes entrar a currar en cualquier sitio aunque seas tonto de capirote, y si eres político te hacen doctor en atropología chino-taiwanesa o bien dejan que mientas como un bellaco y que pongas en tu CV que eres doctor en astrofísica porque un día fuiste a un planetario.

02

Por ramon 14:49 - 17.04.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Estimado Antonio: Coincido en tu indignación por la titulitis. Aludes a los impresentables másteres de Cifuentes y Casado pero omites escándalos aún peores de Valenciano y Franco que dijeron ser Licenciados sin serlo. Lo ocurrido en la URJC no es excepcional. Se mercadea con másteres y notas. La prevaricación académica es un mal endémico y secular de nuestra Universidad (pública y privada) que no goza, ni mucho menos, del prestigio de las Universidades de los países de nuestro entorno.

01

Por Cordvba-Qurtuba 9:13 - 17.04.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr. Hurtado, usted que lleva tantísimos años en el chollo de la política española, chollo por lo de privilegios y prebendas que la mayoría de españoles no saben, porque al pueblo nunca se le dice, lo que en gran medida ha dado lugar a que todos los partidos estén llenos de oportunistas. ¿Por qué habla usted ahora cuando usted sabía que en política estaba metida una buena parte de la escoria universitaria?...porque escoria hay en todos los ámbitos de la sociedad, y todavía no ha salido un político con la valentía de levantar las alfombras para hacer limpieza, ¿por qué será?