+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Mas que reforma, revolucion

 

Mas que reforma, revolucion -

OCTAVIO Salazar Benítez
09/12/2013

Mucho se está hablando en el 35 aniversario de la Constitución de la necesidad de su reforma. Parece haber una cierta unanimidad en cuanto al agotamiento de un texto que, después de más de tres décadas en vigor, no puede dar más de sí. Sin embargo, desde mi punto de vista el objetivo debería ser mucho más ambicioso. Porque no se trataría de una simple operación de cosmética, o de ciertos ajustes de puesta al día, sino que lo necesario sería abrir un proceso constituyente en el que definiéramos un pacto de convivencia con arreglo al lenguaje y los retos que plantea el siglo XXI. Es decir, se trataría de superar un texto, del que por supuesto hay que alabar todo lo bueno que nos ha procurado, y alumbrar un contrato en el que se redefinan las bases para el ejercicio del poder y las garantías de nuestros derechos.

Este ambicioso reto implicaría a su vez otros dos previos. El primero tiene que ver con la superación de la visión acrítica de una transición que tuvo, como diría mi compañero Alejandro Ruiz-Huerta, muchos "ángulos ciegos" y que debe ser revisada con la distancia objetiva que dan los años. El segundo nos llevaría a completar precisamente una serie de transiciones por las que el proceso de 1978 pasó de puntillas, tal vez por la urgencia del consenso y la cobardía de una sociedad acostumbrada a obedecer. Esas transiciones implicarían la superación definitiva de un modelo social marcado por el autoritarismo y las servidumbres, nunca vapuleado por los bríos de una revolución ilustrada, así como de los vicios e hipotecas de unas estructuras patriarcales y confesionales. De ese cúmulo de factores que conforman el subsuelo del sistema derivan buena parte de los problemas, imperfecciones y heridas que continúan sangrando. Algunas con renovados ímpetus en estos momentos de crisis y de posiciones reaccionarias. Basten como ejemplo las actitudes crecientes que confirman que nuestra sociedad continúa siendo machista, así como las que se empeñan en identificar con los dogmas de una religión los criterios éticos que deben regir, desde el laicismo, la convivencia de los diferentes.

Ese nuevo pacto debería tener presente que los tres grandes retos actuales del Estado pasan por tres equilibrios que miran al futuro: el interterritorial, el intergeneracioal y, de manera prioritaria y transversal, el aún por construir definitivamente entre mujeres y hombres. Desde el convencimiento de que la clave de esta revisión debería situarse más en el Título I que en el VIII y desde la militancia en la conexión íntima entre igualdad socio-económica y calidad democrática. Lo cual, en fin, debería incidir a su vez en el corazón mismo del devaluado modelo representativo, así como en algunas de las opciones básicas del 78 que hoy deberíamos cuestionar, tales como la Jefatura del Estado o la omnipresencia de los partidos.

Este osado proyecto requeriría, de entrada, de una ciudadanía que dé el paso desde la indignación al compromiso activo. Que no solo tome las calles sino también las tribunas. Que se "empodere" definitivamente frente a los poderes políticos y económicos. A su vez, el horizonte ansiado sería mera utopía sin el concurso de un liderazgo político del que hoy por hoy, me temo, carecemos en nuestro país. Baste con contemplar el estado ruinoso de los partidos y de los sindicatos a los que la Constitución otorgó un protagonismo esencial. De ahí que el punto de partida de todo lo anterior debería ser la refundación de unas estructuras caducas y la reinvención de unos mecanismos de participación política en los que podamos reconocernos y confiar. Esa sería la verdad y radical revolución que nos llevaría a la sociedad democrática avanzada que en el 78 apenas se intuyó. Esa sería parte de la revolución ilustrada que este país necesita desde hace siglos y que, ilusos, pensamos que resolveríamos con una Constitución hecha sobre las renuncias y los silencios.

* Profesor titular de Derecho

Constitucional de la UCO

Opinión

Dos mundos

Manuel Fernández

Mª Emilia Casas

Diario Córdoba

Robinho Santos

Diario Córdoba

3.000 millones

Miguel Aguilar

Lobos no, hienas

Magdalena Entrenas

Viernes negro

Francisco García-Calabrés Cobo

Lectores
ELECTRICIDAD

El susto mensual

¿Cómo es posible que en España el recibo de la luz no haga más que subir y subir mientras en ...

PENSIONISTAS

Rayando en la indigencia

La pobreza se define como la escasez o carencia de los recursos necesarios para poder satisfacer ...

CARTA ILUSTRADA

A Manuel Peláez del Rosal

Medio centenar de profesores e investigadores se han dado cita en Alcalá la Real para rendir un ...

CARTAS AL DIRECTOR / JUICIO EN PAMPLONA

¿La víctima es juzgada?

¿Qué visión de las cosas puede tener alguien que crea que una chiquilla de 18 años puede ...

   
1 Comentario
01

Por volver a lo esencial 9:08 - 09.12.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Para mucha gente una revolución significa fusiles y guerra entre unos y otros, entre los que tienen el poder y el pueblo silencioso durante un cierto tiempo y que clama con la violencia de las armas esto o aquello. Sin embargo, desde el punto de visto semàntico, re-evolución, no puede haber evolución que si se vuelve a lo que se abandonó, olvidó o aquello esencial que no se hace. La transición de 1978 tuvo sus méritos, pero también sus límites. Las diferentes crisis (económica, desempleo, vivienda, política...) provocan que la gente pida "otra cosa" que la que la gente que dirije les ofrece. Para ello, tienen que ser màs rotundos porque los que están en el poder no se van a bajar de él. O sea, hay que pasar a una transición 2 de ina manera u otra. Cataluña pide un cambio radical, qué pide el resto de España?? Para conseguirlo, hay que armar jaleo para que los "sordos y ciegos" del poder intenten moverse d su tranquilidad y poca libertad que ofrecen...