+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Para ti, para mí

Jóvenes para un congreso

 

Antonio Gil Antonio Gil
21/04/2017

A yer, a mediodía, se celebró, en la sede del Colegio y Residencia de las Religiosas María Inmaculada de nuestra capital, el Congreso Fecora, en su fase local, con un amplio programa de actos y ponencias. Patro Mateos, profesora del centro, fue la encargada de presentar el congreso, su significado y las personas que iban a intervenir. «Córdoba -comenzó diciendo-, es arte, cultura, poesía, sentimientos, pasión... Hoy, ese arte está presente aquí por la fe, el corazón y la razón (Fecora), que el alumnado de nuestro centro vive desde el ideario de nuestra fundadora santa Vicenta María, mujer de oración intensa y constante, de contemplación, acción y compromiso. La fe y la razón son como las alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad, ya que Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad». Asimismo, la profesora invitó a los alumnos a la lectura, en el marco de la semana del Día del Libro: «Leed, leed y leed, para enriquecer vuestro vocabulario y vuestra expresión, tanto oral como escrita. No olvidéis que leer os ayudará a comprender mejor el mundo, facilitándoos las relaciones interpersonales y el desarrollo afectivo, moral y espiritual». Tuve el honor de pronunciar la primera ponencia del Congreso local de Fecora, planteando a los jóvenes participantes dos preguntas: la primera se centraba en cómo triunfar en la vida y la segunda, cómo contagiar alegría. «Para triunfar en la vida, contamos con cuatro motores, cuatro excelentes potencias: la inteligencia, donde está el saber; la conciencia, donde están los valores; el corazón, donde están los sentimientos; y las obras, donde reside la conducta». Y para «contagiar alegría» a nuestro alrededor, hay cuatro formas fáciles de hacerlo: «Hablando, escuchando, acompañando y actuando, con las personas que cruzan a nuestro lado y esperan de nosotros la escucha atenta, el acompañamiento generoso que nos libre de la soledad y la actuación puntual, exponiendo, si llegara el caso, la propia vida». Jóvenes anhelantes para un congreso prometedor.

* Sacerdote y periodista

Opinión
Lectores
DESAFÍO SOBERANISTA

Frases para no olvidar

Comienzo con esta frase de D. Manuel Fraga Iribarne (que en Gloria esté) expresada cuando una ...

CÁNCER DE MAMA

Valientes lazos rosas

Desde aquí mi admiración y respeto a todas esas mujeres que con el lazo rosa resumen su valentía ...

Consorcio de Córdoba

Carta abierta a los Cuerpos de Bomberos de Cataluña

Critico abierta y rotundamente el posicionamiento politizado y partidista de los Cuerpos de ...

CARTA ILUSTRADA

¿Por qué ellos sí y nosotros no?

Seguro que les ha pasado, encontrarse con amigos de la infancia. Aquellos con los que vivió ...