+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

JAIME LORING, PROFESOR Y JESUITA

 

ANTONIO VAROANTONIO VARO 11/01/2006

"Empresa y Universidad unidas para una sociedad más justa". Esta frase de Jaime Lóring, inscrita en una bodega montillana, bien pudiera a modo de epítome resumir su trayectoria ideológica y vital. Jaime Lóring Miró nace en Madrid en 1929 y en agosto de 1962 llega a Córdoba donde funda ETEA, de la que es director desde 1963 hasta 1970 y entre 1980 y 1989. Su trabajo en dicha institución hace que ETEA llegue a alcanzar un gran prestigio nacional e internacional en el ámbito de la América hispana colaborando con las universidades de Nicaragüa y el Salvador. Su principal labor es la docencia, impartiendo clases de Economía de la Empresa, Contabilidad o Gestión Financiera. Fue también en los años sesenta miembro fundador del Círculo Juan XXIII donde desarrolló gran parte de su actividad y de su compromiso político en pro de la democracia. Compromiso político que nunca ha obviado ni abandonado en su vida y en sus escritos.

Investigador especializado en la empresa agraria piensa que ésta necesita las innovaciones oportunas tras décadas de Política Agraria Común y que significan un gran desafío para las empresas agrarias españolas, sus capacidades y oportunidades, teniendo la ineludible obligación de afrontar con éxito los cambios que se avecinan especialmente tras la globalización económica.

Su compromiso social, su lucha contra las desigualdades y su pensamiento político, siempre en el ámbito de la izquierda, es fruto de una actitud crítica ante la realidad política y la injusticia y contra la desigual distribución de la riqueza. Su compromiso es, pues, ante todo, ético, esa ética que él mismo exige en sus reflexiones a los políticos. Jaime Lóring no sabe del acomodo del profesor o sacerdote que en su pequeño mundo establece su ámbito. El esfuerzo, en su caso, significa ampliar ese mundo aún a costa de sus esfuerzos personales, sus continuos viajes, su acercamiento a una realidad social compleja como la de Centroamérica, lejos aún de lo que se considera primer mundo y nido de las más flagrantes injusticias y desequilibrios económicos, sociales y políticos.

En 1985 crea la Fundación ETEA para el Desarrollo y la Cooperación, heredera de la tradición de cooperación para el desarrollo que ya realizaba ETEA con Nicaragüa, sumándose a la labor que Esade, institución también jesuita, desarrollaba en ese país en colaboración con la Universidad Centroamericana con el propósito de fortalecer el potencial humano y la propia Universidad. Y así, dicha Fundación, desde 2002, tiene presencia constante en Nicaragüa, cuyas líneas fundamentales son las de formar el capital humano tanto dentro como fuera de la universidad, contribuir al desarrollo rural, local y empresarial, la investigación y los microcréditos. Es pionera, así, la Fundación de lo que después sería la Cátedra de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Córdoba y de la que Jaime Lóring forma parte de su consejo asesor. Completando una labor de más de 40 años de docencia, ahora, tras su jubilación, es profesor emérito de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Córdoba y en septiembre del 2005 se crea la Fundación Jaime Lóring Miró, cuyo objetivo es contribuir al desarrollo de los países pobres a través de la puesta en marcha de proyectos de cooperación, con becas, proyectos de desarrollo y microfinanzas.

Desde 1987 es catedrático de Maestría en Dirección de Empresas de la Universidad Centroamericana donde se le tributó un homenaje en el que se expresaba su "esfuerzo por lograr que la ecuación académica carezca de enfoques elitistas, además de promover el compromiso ético de los profesionales con la realidad". El también jesuita José María Tojeira piensa que "Jaime no es sólo un buen docente, sino un impulsor extraordinario de la solidaridad universitaria a nivel internacional".

Es autor de numerosas publicaciones científicas universitarias, de planificación contable del sector agrario y de gestión financiera, de artículos de opinión social y política, y ensayos como el publicado en la Colección Arca del Ateneo de Córdoba, titulado Ensayos de crítica religiosa , donde de alguna manera condensa su pensamiento tanto religioso como político y social.

Pero Lóring también es jesuita, y él entiende la fe como una actitud interior del espíritu que implica una exteriorización, ya que, como él mismo escribe, "la fe no es para guardarla sino para ponerla encima de la mesa" lo que se traduce en que la "la casa de Dios es la casa del pueblo". Y piensa que "la paz pasa por la justicia", por ello siempre se ha empeñado en la construcción de un mundo más justo "donde se haga oír más la razón que la violencia, donde un camerunés valga lo mismo que un sueco y los hombres puedan confiar uno en otro".

Por ello el Ateneo de Córdoba ha estimado conveniente su nombramiento como socio de honor de la entidad, y le ofrece un homenaje, por su capacidad moral y sus valores humanos, por su incansable labor en pro de los más débiles a este hombre, profesor y jesuita o mejor, solidario y persona.

Opinión

Política selfie

José Nevado

Bartomeu

Joaquín Pérez Azaústre

Dar la cara

Jesús Vigorra

Carlos

María Jesús Monedero

Hombres y mujeres

Ana María Martín / Córdoba

Extremar el cuidado

Pedro Martínez / Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / SOCIEDAD

Hombres y mujeres

Llevo varios años en silla de ruedas y la empuja Hilda, una chica pequeñita pero fuerte. ...

CARTAS AL DIRECTOR / INCENDIOS

Extremar el cuidado

Tras las lluvias ha llegado esta primavera que es un regalo para Córdoba. Espero que la ...

CARTAS AL DIRECTOR / ACREDITACIÓN Y VALÍA

Políticos y títulos

Con el falso máster de la pepera Cifuentes se ha abierto el melón de las titulaciones, porque de ...

CARTA ILUSTRADA

Para qué sirve Medio Ambiente

A raíz del incendio producido en mayo de 2016 en el macrovertedero de neumáticos, de origen ...