+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Incineración versus residuo cero

 

Incineración versus residuo cero -

La actividad humana, basada en una economía de crecimiento permanente y adicta al consumo de energía, ha incrementado la concentración en la atmósfera de gases que son muy perjudiciales para la salud.

Son muchos los estudios que han vinculado la contaminación del aire con afecciones en la salud, y en zonas urbanas son motivo de preocupación, lo que ha generado plataformas ciudadanas contra la incineración de residuos en aquellos lugares donde existen instalaciones que se dedican a esta actividad. ¿Quién aceptaría de buen grado que coloquen cerca de su casa una instalación que queme residuos y ensucie el aire que respira?

La utilización de residuos como combustible incrementa las emisiones de gases de efecto invernadero y de contaminantes tóxicos. Sin embargo, son muchas las autorizaciones que se están concediendo a cementeras que dedican sus plantas a la coincineración.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático señala como medida para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector industrial la reutilización y reciclado de materiales, no su incineración. Dentro de la política comunitaria en materia de residuos, la jerarquía para la gestión es: prevención, reducción, reciclaje, valorización material, y como última opción la incineración/eliminación. En este orden, la incineración –con o sin valorización energética- habrá de tener la misma consideración que la eliminación, última opción en la jerarquía. Pero parece que hacerse cargo de la gestión de residuos es una actividad económica muy rentable, y además las cementeras autorizadas negocian con la venta de emisiones de CO2.

Pero la incineración es una fuente de energía sucia e ineficiente, a pesar de que se quiere vender como energía limpia. Tiene unos niveles de aprovechamiento energético muy pobres, y su escasa producción energética no compensa el ahorro que se conseguiría con la prevención, la reducción, la reutilización y el reciclaje.

Además, las industrias cementeras y las incineradoras reciben subvenciones fruto de los derechos de emisión de CO2 al considerarse falsamente que la quema de residuos es neutra ante el cambio climático, por lo que se les contabilizan menos emisiones de las reales.

En relación al chantaje que vienen realizando estas empresas respecto al empleo, habría que considerar también los impactos socioeconómicos negativos generados por la incineración de residuos. Impactos ligados a las repercusiones sobre la calidad ambiental, en especial sobre la calidad del aire, una circunstancia a la que es especialmente sensible la actividad agroalimentaria y también el turismo. La contaminación atmosférica causa daños en cultivos que se traducen en una disminución del rendimiento y una mayor sensibilidad a plagas y enfermedades.

Más allá de los efectos directos de dioxinas y otros compuestos emitidos, hay preocupación con su bioacumulación en seres humanos como consecuencia de su persistencia y la ingestión de alimentos de origen animal contaminados. Así, la detección de producciones agrícolas contaminadas supondría un duro golpe para el productor y su entorno económico, por lo que la posibilidad de un deterioro en la calidad del aire tendrá una traducción económica que no se suele valorar.

También se debería contemplar el balance entre los puestos de trabajo mantenidos por cementeras y aquellos destruidos en otros sectores como el agrícola. Porque perjudica severamente al sector primario, a explotaciones agrarias y ganaderas, incidiendo negativamente en la calidad de su producción y posibles certificaciones de calidad, hipotecando así el futuro de las comarcas donde operan estas cementeras con autorizaciones para incinerar.

Un territorio con contaminación del aire y acumulación de residuos tampoco es atractivo como lugar de ocio o turismo. Y en cuanto al empleo directo que generan estas plantas, basta decir que la incineración emplea a menos personas que las plantas de reciclaje.

Según la fundación Amigos de la Tierra, si aumentásemos nuestra tasa de reciclaje la UE podría crear para el año 2020 hasta 750.000 nuevos puestos de trabajo relacionados con el sector.

5.250 millones de toneladas de residuos reciclables terminan cada año en los vertederos e incineradoras europeas. Su reciclaje supondría la eliminación de aproximadamente 148 millones de toneladas de gases contaminantes. Además, por cada tonelada de residuos que se recicla, se multiplica por diez la generación de empleos respecto al número de trabajos que se crearían si se incinera o envía a vertederos esos mismos residuos.

Por tanto, el reciclaje además de ecológico y positivo para la naturaleza, puede ayudarnos a mejorar la economía. Una razón más para que nos concienciemos de la necesidad de reciclar nuestros residuos en lugar de dejar que se los «valorice energéticamente» incinerándolos.

Necesitamos con urgencia un Plan de gestión de residuos sostenible y activo, en la búsqueda del residuo cero, que debería ser el objetivo principal hacia el que encaminarnos. 

* Diputada autonómica y coportavoz de EQUO Andalucía

Opinión

Compartir vivienda

Diario Córdoba

Rohingyas, Yazidies, Uigures

María Jesús Monedero

Joan Mir Fernando Alonso

Diario Córdoba

Hechos y derechos

David Márquez

Corrosivo

Ricardo Rivera Pereira

Se acaba el juego

Mercedes Valverde

Lo que el fuego se llevó

CARMEN Bandrés

Lectores
TRANSPORTE MUNICIPAL

Conductores de Aucorsa

No sé cuánto cobran, pero a mi parecer es un trabajo pagado en buena parte con el estrés que ...

DESAFÍO SOBERANISTA

Frases para no olvidar

Comienzo con esta frase de D. Manuel Fraga Iribarne (que en Gloria esté) expresada cuando una ...

CÁNCER DE MAMA

Valientes lazos rosas

Desde aquí mi admiración y respeto a todas esas mujeres que con el lazo rosa resumen su valentía ...

Consorcio de Córdoba

Carta abierta a los Cuerpos de Bomberos de Cataluña

Critico abierta y rotundamente el posicionamiento politizado y partidista de los Cuerpos de ...

   
3 Comentarios
03

Por notlier 13:36 - 28.10.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es sorprendente ver que la ecologista/diputada desconozca, no quiero pensar que miente deliberadamente, que el "descuento" de emisiones que tienen las cementeras que utilizan residuos como combustible es solamente por la fracción de biomasa presente en este combustible. Como item adicional, debería saber que los residuos utilizados como combustible son aquellos que hoy, no en un futuro, hoy, no tienen otro tratamiento posible, pues su uso como combustible es el final de su vida útil, no pudiendo competir esta actividad con ninguna otra de mayor valor. Resulta también de vergüenza ajena que, lejos de proponer soluciones para el problema existente hoy, se limite a vivir en los mundos de yuppie, hablarnos de como deberían ser las cosas y de que soluciones son posibles, a futuro, para un mundo mejor. Desconoce también que, el uso de residuo como combustible esta considerada como una de las mejores técnicas disponibles, por ese mismo panel de expertos, para la fabricación de cemento. Ignora adicionalmente que los controles ambientales realizados en las instalaciones cementeras que utilizan este mismo tipo de combustible arrojan resultados similares, cuando no mejores, que cuando utilizan el combustible tradicional, coque de petróleo... En fin, ignora tantas cosas que se hace difícil mantener la opinión de que no miente deliberadamente.

02

Por JOTA 13:12 - 28.10.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues verá Vd. Sª. Discrepo de sus explicaciones. En el fondo, como síntesis, utiliza el poco, o mucho empleo para justificar, o no, las asfixiantes emisiones que se vierten. Tampoco creo que quienes otorgan licencias de valorización, organismos europeos, nacionales y la misma Junta de Andalucía, las concedan bajo análisis y estudios previos, medio-ambientales, de menor enjundia que los que exhibe. Conocemos la preocupación del mundo por el vertido de CO2 a la atmósfera. Claro que si. Pero el progreso conlleva riesgos que, hasta hoy, el hombre ha compensado y superado. Creo que debería dirigirse, en primer lugar, a las vacas: sus ventosidades son las que más contaminan; a los volcanes para evitar erupciones; que las Cias aéreas suspendan sus vuelos; la RENFE y Transportes públicos- privados; las factorías y fábricas, hasta de cemento, cierren; venda Vd. su coche que contamina; elimine de casa ascensor, luces, frigorífico, lavadora y electrodomésticos que exigen mucho combustible fósil, etc. Volvamos a las cavernas, Allí no importará conculcar los derechos adquiridos por COSMOS, tras 80 años de actividad, ni que se pulverice la seguridad jurídica que, junto al respeto de la propiedad privada, son los valores que garantizan la Libertad y aseguran el estado de derecho. Otra cosa sería que COSMOS actuase sin todas las licencias. Eso ni se cuestiona.

01

Por Paco 8:19 - 28.10.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Los ecologistas de verdad se piensan que la gente sigue creyendo en la superstición esa del calentamiento global?