+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Impunidad

 

Magdalena Entrenas Magdalena Entrenas
06/10/2017

En la vida cada cosa tiene su momento y cada acción tiene su significado y además debe tener su consecuencia. A los hijos, por ejemplo, hay que educarlos desde bien pequeños y cuando cogen rabietas injustificadas, o se muestran caprichosos o maleducados hay que adoptar desde la primera vez una actitud firme, porque si no puede que luego sea tarde.

En el Estado de Derecho pasa como en la vida. Además de que cada cosa tiene su momento, cada acción tiene su nombre y debe tener su consecuencia, consecuencia que no puede ser distinta en casos semejantes dado que en otro caso la seguridad jurídica daría paso al terreno pantanoso de la arbitrariedad. El Estado de Derecho no es una entelequia, ni una construcción jurídica irreal que solo sirve para ser citado en los discursos políticos grandilocuentes. No, ni mucho menos. Veamos, si a mí un señor me quita el bolso a plena luz del día a punta de navaja y lo ve el tendero de la esquina y hasta el policía que casualmente pasa por allí, es muy probable que sea detenido en ese momento, termine en el calabozo y tras un juicio con todas las garantías resulte condenado por un delito de robo a la pena que venga determinada en el Código Penal. Si de camino a casa las fuerzas de seguridad paran mi vehículo y me piden hacer un control de alcoholemia, que me niego a efectuar y agredo al policía y me doy a la fuga, mi acción seguramente determinará que tras perseguirme la policia, cuando me den alcance, sea encerrada y acusada de un racimo de delitos que irán desde uno contra la seguridad del tráfico a otro de atentado, desobediencia y hasta de lesiones si al policía le arañé.

Nadie puede sustraerse a que el peso de la justicia recaiga sobre él si sus acciones son antijurídicas y constitutivas de delito. Quien desobedece, quien gasta el dinero público en fines ilícitos, quien se alza y desatiende una resolución judicial y fomenta el odio, quien estando obligado a hacer cumplir la ley y acatar la Constitución hace todo lo contrario, no puede pretender que sus acciones no tengan las consecuencias que el Código Penal dicta para el resto de los mortales ciudadanos.

Estuvo rotundo el Rey y por ello menos aún entiendo que se tarde en detener a los delincuentes que a ojos de todos han cometiendo un delito tras otro.

* Abogada

Opinión

Delitos sexuales

Diario Córdoba

Dulce es vivir

Manuel Fernández

La dulzura curativa de la miel

Manuel Piedrahita

Bancofobia

Francisco García-Calabrés Cobo

La democracia menos mala

FERNANDO Jiménez H-Pinzón

Un clown y un editor ante Cataluña

José Manuel Cuenca Toribio

Es la derecha

Emma Riverola

Con Pablo

Joaquín Pérez Azaústre

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / JUICIO EN PAMPLONA

¿La víctima es juzgada?

¿Qué visión de las cosas puede tener alguien que crea que una chiquilla de 18 años puede ...

CARTAS AL DIRECTOR / FELICITACIÓN

Premio Alberto Almansa

Mis felicitaciones a todas las personas y asociaciones que han hecho posible el Premio de ...

CARTAS AL DIRECTOR / MÁS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO

Gritemos para salvar el planeta

15.000 científicos de 184 países del mundo se han unido para lanzar una dura advertencia: los ...

CARTAS AL DIRECTOR / CAMBIO CLIMÁTICO

La era de la estupidez

Ni la Virgen de la Cueva... ni San Antón el del agua a borbotón ni San Marcos rey de los charcos. ...

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario Córdoba

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla