+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Huelga feminista: hay motivos

 

Alba Doblas Alba Doblas
08/03/2018

Este 8 de marzo, la mitad de la población estamos llamadas a la huelga. No se trata de una huelga laboral al uso, sino una huelga de mujeres que claman por sus derechos, por una igualdad real, por una vida para todos y todas digna de ser vivida. Por eso la convocatoria alcanza más espacios que el meramente laboral, que también; sino que se traslada al ámbito doméstico, al de los cuidados, al del consumo, al estudiantil o al asociativo.

Es una huelga en contra de un sistema capitalista y heteropatriarcal que ha invisibilizado y silenciado el trabajo de las mujeres, que nos asesina, explota y precariza.

Baste hablar de la dificultad que siempre hemos tenido las mujeres, por nuestra capacidad reproductiva, para acceder a un trabajo remunerado y justificar así que el sistema nos relegue al ámbito de lo privado y a las responsabilidades del cuidado. Baste ya de la división sexual del trabajo productivo y reproductivo. Baste hablar de la evidente existencia de brecha salarial y un techo de cristal que nos afecta a todas y en todos los ámbitos.

Baste hablar de la inexistencia de derechos laborales para las empleadas del cuidado, del hogar o de las mujeres inmigrantes. O de la explotación de las camareras de piso o de la ausencia de planes de igualdad en las empresas.

Por no hablar de las espeluznantes cifras de casos de violencia de género que van mucho más allá de una crónica de sucesos: son una realidad estructural del sistema que atraviesa la educación, el mundo laboral, la imagen, la publicidad y los roles adquiridos que podemos observar en nuestras calles y barrios.

Claro que hay motivos para una huelga feminista, porque si las mujeres paramos, ni producimos y ni reproducimos, el mundo se detiene, el sistema se desploma.

Y que no nos engañen: no es una huelga clasista, es una huelga de clase y de género, que es justamente todo lo contrario. Y no es una huelga contra los hombres, sino con los hombres porque, como decía Silvia Federici: «No queremos que nos exploten igual que a ellos».

* Viceportavoz del Grupo Municipal de IULV-CA en el Ayuntamiento de Córdoba

Temas relacionados
 
Opinión

El Gobierno Sánchez

Gabriel M. Pérez Alcalá

Machistas de hoy

Marcos Santiago Cortés

Dinero para «hacer política»

José Naranjo Ramírez

El enigma del suicidio

Najat El Hachmi

Hace calor

Francisco Dancausa

Jubilados ‘mini jobs’

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

El restablecimiento de la democracia

La ansiada regeneración democrática. ¿No estaremos en una coyuntura ideal para que se asentara ...

CARTAS AL DIRECTOR / SEGURIDAD

Trabajo y sacrificio poco valorado

A nivel urbano, son las unidades de Seguridad Ciudadana, y resto de unidades uniformadas, las que ...

CARTAS AL DIRECTOR / INMIGRACIÓN

Y las mafias sonríen

El negocio de las mafias que comercian con la vida e ilusiones de millones de seres humanos es ...

CARTAS AL DIRECTOR / LA CIUDAD

Andamios perennes

Por desgracia, son típicas en nuestra tierra las obras interminables. Para que se termine un ...