+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Hacer el ridículo: un derecho inalienable

 

Cuando las Naciones Unidas, en 1948, aprobaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se pasó por alto uno que, a la luz de lo que está ocurriendo en Cataluña, resulta fundamental: el Derecho de Hacer el Ridículo.

Desde el comienzo del llamado procés, se percibió una tendencia al absurdo muy llamativa. No extrañó, por cuanto la irracionalidad forma parte esencial de las lógicas de los estados nacional-fascistas, al fin y a la postre, lo que allí se estaba cocinando. Pero increíble es que, no solo no se desacelera la tendencia, sino que se acentúa, hasta el extremo de que el ridículo se asume como un voluntario y decidido fin.

¿En qué se basamos esta opinión? Los personajes que, de una manera flagrante, han asumido la praxis de la irracionalidad y de la «tontería», así como del afianzamiento del absurdo, nos han mostrado estas situaciones plenamente ilustrativas. Por su repercusión mediática, un ridículo sólido y compacto es el que nos ofrece en el Congreso de los Diputados don Juan Gabriel Rufián Romero, osado parlamentario que se ha consagrado como «el guardián» de la ortodoxia republicano-nacionalista, asumiendo el papel de disparatar, insultar, difamar y maltratar a cuantos --personas o instituciones-- le salen al paso; el papel, en definitiva, de envilecerse, mientras que su mentor, Joan Tardá, queda en la retaguardia para las faenas de más alto empaque, lo que le permite revestir su extremismo fascistoide de una aparente moderación y cordura.

Otro personaje cuyo «derecho a hacer el ridículo» debería escribirse con grafía áurea es el de la diputada de Podemos doña Angels Martínez Castells, que asumió la innoble tarea de retirar las banderas españolas que los diputados constitucionalistas habían dejado en los escaños vacíos del Parlamento catalán. Ante tal gesto, de pronto se materializó en mi memoria un personaje de TBO, que era presentada como Petra, criada para todo, abnegada asistenta, aplicada y diligente, siempre al quite para mantener inmaculado el hogar de Doña Patro, oronda e irascible señora siempre descontenta con la labor de Petra.

Y qué decir del Mayor de los Mossos de Escuadra, Josep Lluís Trapero Álvarez, erigido en jefe del brazo armado de la Republica Catalana, parapeto para tantos listillos que, a costa de la adulación bobalicona del policía, han conseguido permanecer indemnes a costa de que «el héroe» se «envaine» unos añitos de cárcel.

Pero observe el lector la insistencia de apellidos castellanos entre nuestros personajes (Rufián, Martínez, Trapero, Álvarez), muestra indiscutible del buen funcionamiento del lavadero de mentes que es la escuela catalana, capaz no solo de «desnaturalizar» afectivamente a los hijos de la emigración, sino incluso de convertirlos en adalides de la causa nacionalista que machacó y explotó a sus padres y abuelos.

Pero también los catalanes en estado puro ofrecen un pedigrí propenso a participar en esta carrera del ridículo. En este aspecto elijo a tres personajes verdaderamente excelsos: Roger Torrent, president del Parlament; Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y Marta Madrenas, alcaldesa de Girona. Los tres, en ejercicio del derecho a hacer el más republicano de los ridículos, han sublimado su ideología hasta atentar contra los propios intereses de sus representados; imaginamos la hemorragia de satisfacción que habrá invadido al pueblo llano, el que vive del turismo y de los servicios, ante estos gestos de sus autoridades de negarse a que la Fundación Princesa de Girona celebre su entrega de premios en la ciudad, así como el de plantar al Rey de España en la recepción oficial del Mobile Word Congress, evento que puede perder la ciudad condal.

Y me planteo:¡cuán difícil estaría dilucidar los ganadores de un Concurso de Tontos si éste se convocase!

* Catedrático

Opinión

El Gobierno Sánchez

Gabriel M. Pérez Alcalá

Machistas de hoy

Marcos Santiago Cortés

Dinero para «hacer política»

José Naranjo Ramírez

El enigma del suicidio

Najat El Hachmi

Hace calor

Francisco Dancausa

Jubilados ‘mini jobs’

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

El restablecimiento de la democracia

La ansiada regeneración democrática. ¿No estaremos en una coyuntura ideal para que se asentara ...

CARTAS AL DIRECTOR / SEGURIDAD

Trabajo y sacrificio poco valorado

A nivel urbano, son las unidades de Seguridad Ciudadana, y resto de unidades uniformadas, las que ...

CARTAS AL DIRECTOR / INMIGRACIÓN

Y las mafias sonríen

El negocio de las mafias que comercian con la vida e ilusiones de millones de seres humanos es ...

CARTAS AL DIRECTOR / LA CIUDAD

Andamios perennes

Por desgracia, son típicas en nuestra tierra las obras interminables. Para que se termine un ...

   
1 Comentario
01

Por Santi_7 12:26 - 14.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Señor catedrático, el esperpento del nacionalismo periférico en Cataluña lo damos por descontado, pero ¿y el esperpento del nacionalismo centrípeto del señor Rajoy, que estuvo perjurando durante meses que no se celebraría el referéndum? ¿Y el esperpento de montar un despacho a la señora Sáenz de Santamaría en Barcelona para negociar con el nacionalismo catalán y que no se llegase al referéndum? Tapar el gobierno esperpéntico del gobierno central y su barco de Piolín para que duerman los policías con esperpentos ajenos es un triple salto de esperpento con tirabuzón. Respecto a lo de catalán en estado puro, como dice usted, es otra manifestación esperpéntica un nacionalismo centrípeto que poco o nada ayuda a restablecer heridas.