+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Al paso

¿Habeas corpus para qué?

 

El derecho penal es el derecho de los ricos y el código penal es el castigo de los pobres; a más dinero más garantías procesales. Menos mal que ni el sabio arbitrio del juez ni el pensamiento fiscal están regulados y por ahí a veces se consigue dudar más en beneficio de la gente sin recursos. Todo esto lo escribo por lo que está ocurriendo en Cataluña. Yo comprendo la pasividad de Rajoy porque parece que actuar como requiere la ley significaría dar «Caña de España» y eso victimizaría a esos independentistas presumidos, y entonces el pueblo catalán se cegaría de una solidaridad de laboratorio para salir como locos a las calles y liar una marimorena pasada de moda estilo 1936 que nadie quiere. Y claro, de esa pasividad gubernamental se aprovechan los interesados para proclamar independencias bajo el aura de una primavera de Barcelona totalmente falsa porque allí nadie está oprimido por dictadura alguna. Pero esta pasividad estatal tiene un importante mal menor que está escupiendo en el principio de igualdad. Porque lo que hace buena parte del Parlamento catalán es una descarada conducta delictiva no indiciaria sino totalmente configurada en tipos delictivos de primer orden. Es decir, según el procedimiento penal, estos señores deberían haber sido detenidos y pasados a disposición judicial dentro de 72 horas después, previa noche en inmundos calabozos de olores insoportables y escasos metros. Y si estos parlamentarios creen que están sufriendo una detención ilegal, que incoen un Habeas Corpus, que es un procedimiento de urgencia en el que los detenidos son inmediatamente puestos a disposición judicial para analizar si la detención es conforme a derecho. Bueno, pues no se ha hecho esto por aquello de la razón de Estado. He presenciado puesta de grilletes a ciudadanos tan violentas como legalmente discutibles porque no eran necesarias. Entonces los detenidos se amparaban en el Habeas Corpus para combatir una detención a todas luces injusta. Una y otra vez, la solicitud les era rechazada en el juzgado de guardia casi sin entrar en el fondo bajo el argumento infalible de que la actuación policial se presume conforme a derecho. Y ahora vemos todo un parlamento delinquiendo que no pasa por el calabozo y a lo sumo, cuando sean citados en el juzgado, se bajaran de cochazos mientras los pobres lloran en calabozos oscuros su mala suerte. Mejor suprimir el Habeas Corpus porque lejos de ser una garantía de libertad se ha convertido en una evidencia de arbitrariedad.

*Abogado

Opinión

Gestos

Miguel Ranchal

El enigma

José Luis Casas Sánchez

Frivolidades y sospechas

Alberto Díaz-Villaseñor

Nos va la vida

Emma Riverola

Deja que te sorprenda la vida

Pilar Redondo. Escritora / Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / SEGURIDAD

Trabajo y sacrificio poco valorado

A nivel urbano, son las unidades de Seguridad Ciudadana, y resto de unidades uniformadas, las que ...

CARTAS AL DIRECTOR / INMIGRACIÓN

Y las mafias sonríen

El negocio de las mafias que comercian con la vida e ilusiones de millones de seres humanos es ...

CARTAS AL DIRECTOR / LA CIUDAD

Andamios perennes

Por desgracia, son típicas en nuestra tierra las obras interminables. Para que se termine un ...

CARTAS AL DIRECTOR / intolerancia RELIGIOSA

Cristianos y sociedad

Estamos viviendo en España, al igual que en otros países, un proceso de descristianización y de ...

   
1 Comentario
01

Por vecino 12:06 - 13.09.2017

Mantengo una conversación, cordial, con un colega, compañero de universidad, que me señala que no rechaza un referendo de autodeterminación, pero que entiende que el referendo en cuestión debe celebrarse en el conjunto del territorio español, y no sólo en Cataluña o en el País Vasco. Le replico que aunque no conozco ningún ejemplo de referendo de autodeterminación que se ajuste a esa regla maestra, habida cuenta de por dónde van los tiros entre nosotros su propuesta es inquietantemente subversiva. Y lo es porque nuestros gobernantes, y sus apoyos, rechazan ontológicamente cualquier consulta referendaria, en Cataluña, en el conjunto español o en donde fuere. O, lo que es lo mismo, estiman que la unidad y la indivisibilidad de España no pueden discutirse, algo que en buena ley haría, al menos formalmente, la consulta reivindicada por mi colega, convertido, muy a su pesar, en presunto responsable de un delito de 'apología del referendo'.