+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Para ti, para mí

Gloria Fuertes, «católica e inconformista»

 

Gloria Fuertes, «católica e inconformista» -

Antonio Gil Antonio Gil
13/08/2017

En este verano, celebramos los cien años del nacimiento de Gloria Fuertes, la poeta «católica e inconformista». Su obra poética, testigo de una época y fiel reflejo de su frescura, de su humor y de una lógica diferente, llamativa e inspiradora, a la par que su honda fe en Dios y su mirada hacia los más débiles la convierten en un referente del que podemos obtener pistas para dialogar con nuestros contemporáneos para los que parece que esa relación ha podido quedar anquilosada o estar aún por estrenar. Ella misma se definió como «católica e inconformista desde que tengo uso de razón». La poesía de Gloria Fuertes ha de recuperarse no sólo por ser testigo de una época, sino como expresión de su afectiva lírica, que maneja el humor con una función contestataria y desmitificadora ante la angustia y el dolor que le produce el entorno social, trascendido a menudo a una dimensión universal. En sus poemas podemos espigar múltiples pautas de este humor que se alza ante el sufrimiento de las personas: «Hay que tener un buen par, / de lágrimas, / para ser poeta y gritar así, sin poesía, / que el pueblo sufre y no tengo derecho / a hundirme, / porque mi personal situación / es catastrófica». De familia sencilla, quedó huérfana de niña, con lo que debió luchar para subsistir en los difíciles años de la guerra civil y de la posguerra: «Cuando yo nací, / el padre de servidora / ganaba al mes, / lo que la limpiadora / gana ahora a la hora». Poeta no del todo reconocida para la crítica es, sin embargo, entrañable para el público en general, más allá de nuestras fronteras. Gloria Fuertes está en la raíces de lo que representa el concepto de metáfora, el gusto por un lenguaje capaz de decir más de lo que dice: «La luna es un globo que se me escapó», cantaba la letra que compuso para el famoso programa infantil de Televisión Española. Pero Gloria, con sus poemas rebosantes de ternura, ha ofrecido también preciosos mensajes. Lo que realmente protegió y cuidó de su vida fue el convencimiento de que es la verdad la que nos salvaguarda o, como dice Jesús en el evangelio: «La verdad os hará libres» (Jn 8,32). La verdad libera a nuestra poeta: «Me hice libre. / Vivo libre / en esta inmensa celda / de castigo que es la tierra. / Decir la verdad / me desencadena». O este poemilla titulado «Tren de tercera edad»: «Y ahora, / a envejecer bien / como el jerez. / Ser también útil de viejo, / ser oloroso, / ser fino, / no ser vinagre, / ser vino». Gloria Fuertes nos muestra una relación con Dios de lo más natural, inserta en lo cotidiano, que engarza con la tradición bíblica, otorgándole un toque especial de ternura que aproxima al corazón del lector el misterio divino. En esencia, su visión divina se condensa en este poema: «Dios es humor / y sobre todo (y nunca mejor dicho) / es Amor... / Dios nos guiña un ojo, / lo mismo a un azul que a un rojo». Gloria habla de la sabiduría divina con tal familiaridad que ahora sí que cualquiera puede entender lo que ello expresa: «Él sabe dónde vamos / de dónde venimos. / Dios, en cuatro palabras / es el único que /se las sabe todas». Quizás sea refrescante para el espíritu leer este verano algunos de sus libros.

* Sacerdote y periodista

Opinión

Unamuno y Cataluña

Julio Merino

Noches de invierno

Manuel Fernández

El príncipe y la dama

Desiderio Vaquerizo

Estoy harta

Magdalena Entrenas

El rencor de Herodes

Francisco García-Calabrés Cobo

En la Luna que daba en mi alma...

Pilar Redondo. Escritora / Córdoba

Lectores
CÁRITAS

Con los necesitados

Durante todo el año, no solo en estas fiestas, Cáritas sigue siendo la imagen publica y eficaz ...

CARTA ILUSTRADA

En la Luna que daba en mi alma...

Este año se cumple el centenario de la publicación de Diario de un poeta recién casado, de Juan ...

CARTAS AL DIRECTOR / ADHESIÓN AL HOMENAJE

Foto dedicada de la Reina Sofía a Elio Berhanyer

El pasado lunes día 11 de diciembre se recibió en la sede de la Asociación de Creadores de Moda de ...

solidaridad

El IVA de la Gran Recogida de Alimentos

Hace unos días, como todos los años, ha tenido lugar la Gran Recogida de Alimentos y a este ...

   
1 Comentario
01

Por Jajaja, jajaja, jajaja 10:17 - 13.08.2017

No puedo sino aplaudir la definición de sí misma que dio Gloria Fuertes. Sería casi imposible ser cristiano y católico y ser conformista. Ya que el propio Evangelio de Cristo y sus apóstoles nos llama a serlos. En el A.T. se habla de la venida de un Maestro de Justicia, no recuerdo bien si también en el libro de Enoc se definía así. No se puede transforma el mundo sin ser inconformista. Abraham fue un inconformista que agradó a Dios, al rechazar la idolatría de multitud de dioses, hasta el punto de convertirse en su amigo, de recibir a Dios o sus enviados en su propia casa y comer con ellos. Jesús fue otro inconformista, llegando a decir: “he venido para enseñar el verdadero espíritu de la ley”. Bien hace señor Gil en rememorar las palabras de la señora Fuertes: Cuando yo nací, / el padre de servidora / ganaba al mes, / lo que la limpiadora / gana ahora a la hora. La Humanidad no ha parado de sufrir por diversas causas, bien por salarios que no daban para vivir, bien por enfermedad, bien por incomprensión, bien por opresión, bien por … Todas esas circunstancias y escenarios son causa de injusticia. Porque lo que no parece que llegamos a entender, es que el sufrimiento es injusto para el hombre. Porque en su propósito Dios no creo al hombre para el sufrimiento. Qué es sino la santidad en un hombre sino el no haber llevado sufrimiento a otros hombres. Enseñaba Jesús: que a los que había que temer no era a aquellos que podían destruir nuestro cuerpo, sino a los que podían matar nuestra alma. ¿Por qué? Pues también lo explicó, porque no solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que … Me planteo en muchas ocasiones, que si el hombre necesita tanto el pan como la palabra de Dios para vivir, si también no necesitará de otras cosas, como por ejemplo, soñar con llegar a alcanzar la luna.