+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BRISAS M. PIEDRAHITA

FORMACION UNIVERSITARIA

 

18/10/2003

Bullen los campus universitarios con las nuevas hornadas de ex bachilleres. Ya están acomodados en sus respectivas facultades, que en muchos casos quizá no cuadran con sus ilusiones y vocaciones. La implacable nota media fue tajante. Más aun lo es, por ejemplo, en Alemania. Para acceder a la universidad hay que superar una criba previa que da paso al bachillerato superior. Aquellos que no lo logran, que son muchos, encarrilan su vocación hacia la formación profesional. No hay desmérito en ello ni supone complejo alguno para los padres. Me decía un alto funcionario del gobierno alemán, "mi hijo está encantado con ser electricista y mi hija que estudia Derecho va para diplomática". Aunque aquí ya están cambiando las cosas, aún quedan padres que prefieren un hijo picapleitos, sin mucho porvenir, que un buen fontanero o un excelente administrativo. Pero es que, además, muchos bachilleres apenas demostraron durante sus estudios vocación por algo. El ambiente no contribuye a ello. Se estudia para aprobar pero no para aprender. Llegan a la universidad para lograr un título y aspirar a una buena colocación al margen de la vocación. "¿Humanidades? Y eso para que sirve", es la frase del padre ante la vocación filial. Es la lógica en este mundo competitivo. Muchos de los alumnos que yo tuve en Ciencias de la Información confundían la universidad con la Formación Profesional. Entre otras cosas, querían que les enseñásemos la manera de llegar a ser presentador o presentadora de un programa televisivo de mucha audiencia. Esa era su meta. Lo de formarse en la lectura, en la reflexión, en el estudio de la historia, de la filosofía, de la comunicación, son rollos macabeos. Hay que aprobar, eso sí; pero de saber, lo justo. La verdadera vocación, o no se tiene o es muy difícil ponerla en práctica. La fama se fundamenta en aspectos mediáticos. Es cierto ese dicho de que quien no sale en televisión no existe. Impera lo superficial disfrazado de genialidad. La audacia en lo banal se impone a la humildad en el hondo saber. Es lo que diferencia a un verdadero universitario de un "hombre de mundo".

Opinión

Manuel González

Diario Córdoba

Mercedes Alaya

Diario Córdoba

Ana Oramas

Desiderio Vaquerizo

Paquita

José Manuel Ballesteros Pastor

La impostura de escribir

Antonio Varo Baena

La desolación

Cristina Pardo

Lectores
solidaridad

Refugiados: ¿cuántas muertes más?

Los refugiados tienen ante sí un incierto destino. Como haríamos nosotros, huyen del horror en ...

política y religión

Sin Biblia ni crucifijo

¿Ha dejado España de ser católica? No, seguro que no. De ser cristiana, sí. Todos los integrantes ...

MIGRACIONES

El Partido Popular y la inmigración

Ahora vemos en los medios al tal Bonilla y Tony Martín haciendo declaraciones sobre los migrantes ...

CARTA ILUSTRADA

Jubilados ‘mini jobs’

Por desgracia, a base de imaginación y por necesidad, los jubilados con pensiones de miseria ...