Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

La clave

Una final en Nueva York

Juancho Dumall Juancho Dumall
12/08/2017

 

Negocio a la vista. Los jefes de la UEFA planean sacar de Europa la final de la Champions League del 2020, y la primera candidata para acoger el partido es la ciudad de Nueva York. Si la idea, defendida por el presidente del organismo continental, el esloveno Aleksander Ceferin, progresa, dos aficiones europeas deberán volar a Estados Unidos y reservar hoteles en Manhattan para presenciar el partido que para muchos es el más importante del año.

Si asistir a una final en Londres, Atenas, Roma o París supone ya un desembolso nada desdeñable para un aficionado del Barça o del Madrid, cruzar el Atlántico y pasar un par de días, con sus noches, en una de las ciudades más caras del mundo es un gasto reservado a sectores con notable poder adquisitivo.

Pero todo sea por la promoción del fútbol/soccer y por la oportunidad de que las grandes multinacionales hagan sus business con la UEFA y sus adláteres (término popularizado hace años por el periodista José María García y de rabiosa actualidad con el escándalo de los Villar).

Hace muchos años que sabemos que en torno al fútbol de élite hay poderosos intereses económicos que esquivan los puramente deportivos y sencillamente pisotean los de los aficionados, paganos del invento, pero sin ningún derecho. Baste recordar la decisión de llevar a Qatar el Mundial del 2022 y hacerlo en los meses de noviembre y diciembre, dado el clima del país. Las toneladas de dólares que el país de Oriente Próximo aporta al circo del balón son argumento suficiente para cambiar los calendarios de todas las ligas del mundo y complicar mucho el desplazamiento de las aficiones.

¿Cómo sería una final en Nueva York? Seguramente se disputaría en un estadio lleno de aficionados escasamente bulliciosos y sin el colorido de dos hinchadas enfrentadas con medio graderío para cada una. Es posible que haya un show en el descanso, tipo Super Bowl (más negocio), y que las operadoras de televisión inventen nuevas tomas del acontecimiento. Al fin y al cabo, todo está pensado para que veamos el partido calladitos y en nuestros aparatos digitales.

* Periodista @JuanchoDumall

Última hora
Opinión
Editorial

El difícil concepto de integración

Por: Diario Córdoba

Tras el atentado de Barcelona

Unidos en el dolor y en la respuesta

Por: Mariano Rajoy

Colaboración

‘Allahu Akbar’, su verdadero significado

Por: María Isabel Losa

Tribuna abierta

Loa (con matices) a la corrección política

Por: José Zafra Castro

Campo y ciudad

Corderinos

Por: Ricardo Rivera Pereira

La rueda

La broma

Por: Ramón de España

Colaboración

Yo soy barcelonés y rambleño

Por: José Antonio López García

CARTA ILUSTRADA

En memoria de Pascual Blasco Chaves

Por: Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POR UN MUNDO MEJOR

Justicia y caridad

Sabemos que la justicia es aplicar lo que el ordenamiento jurídico vigente nos indica para cada ...

CARTAS AL DIRECTOR / EEUU: LA HISTORIA ES LA QUE ES

¿Y quién era Robert E. Lee?

Es probable que muchos de los 45.000 ciudadanos que tiene Charlottesville (Virginia, EEUU) no ...

Atentado en Barcelona

Con macetones o pivotes

No he podido dormir, sin antes expresar esta sencilla solución, que requiere una pequeña ...

Atentado en Barcelona

El yihadismo golpea España

14 muertos, 100 heridos y sumando. El atentado de La Rambla de Barcelona nos ha pillado ...

Las noticias más...