+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Dones de la Iglesia según el presidente Macron

Francia es un estado laico, pero valora el papel del catolicismo en la sociedad

 

«Francia ha sido fortificada por el compromiso de los católicos» (Enmanuel Macron, presidente de Francia)

He leído con sumo interés las informaciones sobre el valiente y audaz discurso del presidente de Francia Enmanuel Macron, en un acto de la Conferencia de Obispos de Francia, el pasado 9 de abril de 2018. Y ciertamente, sorprende por la claridad de su mensaje y por lo valiente de los planteamientos, huyendo de lo políticamente correcto y poniendo en valor la labor inmensa, pero callada, que realiza la Iglesia. 

En todo un país que es paradigma de la laicidad en los estados modernos, Macron se atreve a destacar las limitaciones del Estado y la importancia de casar la soberanía política con el respeto a la libertad de conciencia, destacando que la fuerza de la Iglesia es su visión del ser humano abierto a la transcendencia. Y no se queda en el pasado, Macron apela al futuro, a esa "savia católica" que debe seguir contribuyendo al bienestar de la sociedad.

Sabiduría, compromiso y libertad. Estos son los tres dones que Macron pide a la Iglesia. Sabiduría, pues la Iglesia como fuente de incertidumbres y cuestionamientos, y desde su visión del hombre, debe seguir haciendo desde la búsqueda del bien, el sentido de su misión en la sociedad. Compromiso, pues ante tanto materialismo, relativismo y falta de creencias, la Iglesia sigue acompañando a tantas personas en su dificultad, en su necesidad de encontrar horizontes vitales que les ayuden a buscar el sentido de su vida. Y libertad desde la independencia y autonomía de no verse condicionada por intereses de cualquier tipo, sólo al servicio de la Verdad y para la Verdad.

Destaco los siguientes pasajes de su discurso:

 «Yo sé que se ha debatido como si del sexo de los ángeles se trata acerca de las raíces cristiana de Europa. […] Pero, después de todo no son las raíces las que nos importa, porque ellas podrían estar muertas. Lo que importa es la savia. Y yo estoy convencido de que la savia católica debe contribuir a la vida de nuestra nación. Es por esto por lo que estoy intentando aclarar por qué estoy aquí esta tarde. Para deciros que la República espera mucho de vosotros. Espera, si me permitís decirlo, que le entreguéis tres dones: el don de vuestra inteligencia, el de vuestro compromiso, y el de vuestra libertad».

«Habéis establecido una relación íntima entre estas cuestiones que la política y la moral ordinaria querría tratar por separado. Consideráis que nuestro deber es proteger la vida, en particular las vidas más indefensas. En la vida de los niños que van a nacer, la del ser humano que está a las puertas de la muerte, o la del refugiado que lo ha perdido todo, veis el trazo común de la desnudez, de la vulnerabilidad absoluta». 

«Para mí, la Iglesia no es esa instancia que demasiado a menudo se caricaturiza como la guardiana de las buenas costumbres. […] Lo mejor de la Iglesia es esto: una voz amiga que responde a quien interpela, a quien duda, a quien vive en la incertidumbre, en un mundo en el que el sentido siempre se escapa y siempre se reconquista, es una Iglesia de la que no espero lecciones sino esta sabiduría/inteligencia de la humildad que se enfrenta a los temas que habéis planteado». 

«Desde mi punto de vista, que es el de un jefe del Estado, un punto de vista laico, yo debo preocuparme de quienes trabajan en el corazón de la sociedad francesa, de que quienes se comprometen para curar las heridas y consolar a los enfermos, tengan también una voz en la escena política, y sobre cuestiones de la vida política nacional y europea. Es lo que vengo a pediros esta tarde, que os comprometáis en el debate político nacional y en el debate europeo porque vuestra fe tiene algo que decir a este debate». 

«Algunos dirán que la Iglesia es reaccionaria, otros pensarán que es muy audaz. Creo, simplemente, que ella debe ser uno de esos puntos fijos de los que nuestra humanidad está necesitada en un mundo oscilante, uno de esos puntos de referencia que no ceden al talante de las épocas. Por esta razón, tendremos que aprender a vivir asumiendo vuestra cuota de intempestividad mientras yo tendré que vivir al ritmo que avanza el país. De este desequilibrio constante crearemos un camino común. […] Es un ejercicio de libertad que demuestra que el tiempo de la Iglesia no es el del mundo como tampoco el de la política, y está bien que sea así». 

«Hay una tercera libertad que la Iglesia debe donarnos, y es la libertad espiritual. Vivimos en un mundo atravesado por el materialismo. Nuestros contemporáneos necesitan […] saciar su sed que es una sed de absoluto. No se trata de conversión, sino de una voz que, entre otras, hable del ser humano como un ser dotado de espíritu. Quien se atreve a hablar de otras cosas más allá de las temporales, pero sin abdicar de la razón, ni de lo real. Quien osa caminar en la intensidad de una esperanza y quien, a veces, nos hace tocar con el dedo el misterio de la humanidad que se llama santidad y que según dice el Papa en la exhortación aparecida hoy es el rostro más bello de la Iglesia. […] Esta libertad que es la de ser vosotros mismos sin buscar ser complacientes ni seductores. Pero que en el cumplimiento de vuestra obra en toda la plenitud de su sentido, pero en la regla que os es propia y que desde siempre es la de una teología humana, una Iglesia que sabe servir a los más fervientes y a los no bautizados, a los propios y a los excluidos». 

 Todo un alegato en defensa de la Iglesia, valorando las tres grandes aportaciones, "dones", que el Presidente Macron pide claramente a los católicos, para que los aporten en beneficio de Francia: “el don de vuestra sabiduría, el de vuestro compromiso y el de vuestra libertad”. Como español, siento envidia sana, que a pesar de tanta ceguera, tanto ataque y desprecio de algunos, todo un presidente de un Estado laico, se atreva a valorar públicamente la sabiduría, el compromiso y la libertad de la Iglesia en general y los católicos en particular, una Iglesia que "debe ser uno de esos puntos fijos de los que nuestra humanidad está necesitada en un mundo oscilante, uno de esos puntos de referencia que no ceden al talante de las épocas".

 * Profesor asociado de la Universidad de Córdoba

Opinión

Puro Aznar en el Congreso

Diario Córdoba

Retorno a la Mezquita

Carmelo Casaño

Gentuza

Marcos Santiago Cortés

Supresión de los aforamientos

Mercedes Valverde

Memoria histriónica

Francisco Dancausa

El helicóptero

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Periodismo de "basurero"

Normalmente identificamos al periodismo basura con programas de televisión poco pedagógicos, ...

CARTA ILUSTRADA

Mi leyenda favorita de Medina Azahara

Rebuscando en el baúl de mis recuerdos me he topado hoy con una leyenda referida a Medina Azahara ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Europa en la encrucijada

Debido a las políticas insolidarias y austeras –recortes de derechos y libertades– ...

CARTAS AL DIRECTOR / BARRERAS

Adaptar el Círculo de la Amistad

Hace unos meses y, coincidiendo con la toma de posesión de la nueva junta directiva del Círculo ...