+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Para ti, para mí

La Dedicación de la Catedral

 

Antonio Gil Antonio Gil
19/05/2017

El obispo de la Diócesis, Demetrio Fernández, presidió ayer la solemne Eucaristía, concelebrada con los miembros del cabildo, en la festividad de la Dedicación de la Catedral, evocando así la primera ceremonia que convirtió a este templo en el corazón de la diócesis. En su homilía, el prelado ofreció tres hermosos mensajes: primero, «celebramos con gozo inmenso la dedicación de esta iglesia y nuestra pertenencia a ella, a la que nos incorporamos por el bautismo». El prelado utilizó la imagen de la esposa, como la más adecuada y la de más intensa unción: «La Iglesia es la esposa de Cristo». La Iglesia es signo visible de la gracia invisible otorgada por Dios a los hombres mediante la palabra y obra de Jesucristo, que se prolonga en la historia por la acción interior del Espiritu Santo en las conciencias y por la acción exterior del apóstol que propone el evangelio y celebra aquellos ritos sagrados que rememoran, actualizan y comunican la acción salvadora de Cristo redentor. El segundo mensaje, lo centró el obispo en la esencia de nuestros templos, más allá de su belleza arquitectónica: la Iglesia es la casa que Dios se ha creado en el mundo por la encarnación histórica en la acción exterior de Jesucristo y por la acción interior del Espiritu Santo. En palabras del Concilio Vaticano II: «La Iglesia es en Cristo como un sacramento o el signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano». En el tercer mensaje, Demetrio Fernández desarrolló los tres hermosos destellos de la catedral de Córdoba: «el culto, la cultura y la caridad». Abogó por «un culto que se desarrolle más y mejor», ofreciendo «nuevas iniciativas»; por una cultura que brota de la misma esencia del cristianismo: el cristianismo es religión de encarnación y, no solo pero también por eso, es religión de cultura, derivada de lo que se nos entrega, gestada desde la fe y orientada a la fe; por una caridad que canalice nuestro amor hacia el prójimo más necesitado. Por ultimo, el obispo afirmó que «esta catedral permanecerá siempre, como Iglesia madre de nuestra diócesis, si nosotros estamos dispuestos a defenderla y a morir por ella».

* Sacerdote y periodista

Opinión
Lectores
CÁNCER DE MAMA

Valientes lazos rosas

Desde aquí mi admiración y respeto a todas esas mujeres que con el lazo rosa resumen su valentía ...

Consorcio de Córdoba

Carta abierta a los Cuerpos de Bomberos de Cataluña

Critico abierta y rotundamente el posicionamiento politizado y partidista de los Cuerpos de ...

CARTA ILUSTRADA

¿Por qué ellos sí y nosotros no?

Seguro que les ha pasado, encontrarse con amigos de la infancia. Aquellos con los que vivió ...

listas de espera

La Junta y el SAS mienten

Ha aparecido una fotografía de una intervención en un quirófano del Servicio Andaluz de Salud y ...

   
2 Comentarios
02

Por Juan Gutiérrez 12:05 - 19.05.2017

Con esas palabras que usa el obispo, vd y la iglesia no entiendo como aún hay quien sigue creyendo: «La Iglesia es en Cristo como un sacramento o el signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano». Esto no lo entiende ni el que lo escribió

01

Por lobo 9:09 - 19.05.2017

Aqui tenemos otra vez la "voz de su dueño" Nuevamente propone la "Guerra Santa", el cristianismo contra el islan y demás religiones que se opongan al cristianismo, pero el sabe muy bien que es PECADO Y GRAVE, el creer solo en su religión denostando a las demás, aunque sea a fuerza de volver a la Inquisición. LA MEZQUITA por mucho que se esfuerze el Obispo, no fué creada por Dios ni por el Espiritú Santo, esto fué obra de una cultura tolerante que sobrepasaba en mucho a la cristiana y, de ello dá fé el que el mismo Obispo de Córdoba no fué molestado ni ulltrajado cuando esta cultura conquistó Córdoba.