+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La clave

Convivencia

 

Lara Garlito Lara Garlito
07/10/2017

Los mensajes llegaban a las 21.00 horas, había que estar en casa viendo la televisión o conectado a internet. En un tiempo donde las noticias son continuas, las declaraciones frecuentes y la conectividad a la información algo convertido en hábito, algo estaba cambiando.

La sensación era extraña, más que cambio era recuerdos al pasado: estabas jugando y tenías que marcharte para ver algo, se emitía ese día, a esa hora y no podría repetirse, todo era excepcional, o podría ser un acontecimiento que lo paralizaba todo: había que ir a casa a informarse.

Una vuelta al pasado o una situación extraordinaria, o las dos cosas, así ha sido esta semana. Hemos permanecidos expectantes a dos mensajes: del Rey y de Carles Puigdemont.

Todos delante de alguna pantalla buscábamos la solución a tanto desconcierto. Aún no ha llegado. Hemos vivido el día más triste de nuestra democracia en 40 años, la ciudadanía espera inquieta, una mayoría silenciosa que no emite mensajes a las 21.00 horas pero a la que se le obliga a estar en una parte o en otra: o con la legalidad o con la ilegalidad, o con la democracia o con la tiranía, o con la violencia o con la libertad de expresión y así hasta acabar separando a los niños en el patio del colegio. Ante una situación tan difícil y poliédrica, las afirmaciones nunca pueden ser tajantes ni estar exentas de matices. Ningún demócrata defenderá la violencia y un Estado democrático tiene que garantizar la legalidad, ¿por qué quieren hacernos ver que es incompatible? ¿las Fuerzas de Seguridad del Estado no están para velar por todo ello?

Mientras los relatos se superponen, en medio de esta mayoría, desde Pekín, Rafael Nadal dijo lo que estábamos sintiendo: «Ver la sociedad en general, no solo la catalana, tan radicalizada, me sorprende y a la vez me desilusiona. Me dan ganas de llorar cuando veo que en un país donde hemos sabido convivir, llegamos a la situación que se llegó ayer, sin embargo, aunque haya momentos en que todo parezca imposible, que no hay arreglo, ése es muy simple: querer arreglarlo».

Existe un problema, se necesita diálogo pero sobre todo política, esconder los problemas únicamente bajo la legalidad no ha dado resultado. Quizá habrá que coger una silla, arrimarla a la mesa, entenderse y, tal vez, modificar y renovar el contrato que los ciudadanos firmamos hace 40 años, votarlo entre todos y con todos, sentirnos cómodos, convivir, ¿suena tan difícil?

* Filóloga y diputada del PSOE

Opinión

La hora del 155

Diario Córdoba

El Rectorado y el nacionalismo

Manuel Fernández

Género epistolar

Magdalena Entrenas

Identidades y pobreza

Francisco García-Calabrés Cobo

Molina/R-Carretero

Diario Córdoba

Tom Marino

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

¿Por qué ellos sí y nosotros no?

Seguro que les ha pasado, encontrarse con amigos de la infancia. Aquellos con los que vivió ...

Consorcio de Córdoba

Carta abierta a los Cuerpos de Bomberos de Cataluña

Critico abierta y rotundamente el posicionamiento politizado y partidista de los Cuerpos de ...

listas de espera

La Junta y el SAS mienten

Ha aparecido una fotografía de una intervención en un quirófano del Servicio Andaluz de Salud y ...

SOBRE CATALUÑA

Quizás no sea cierto, pero...

Circula por las redes sociales un audio denunciando un supuesto acuerdo entre PP y PSOE para ...