Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Sin avales

El complejo catalán del PSOE

El autor analiza la propuesta socialista para «desencallar la cuestión catalana»

 

Esta semana pasada hemos sabido cual es la propuesta del PSOE del señor Sánchez para desencallar la cuestión catalana. Se ha recogido en la Declaración de Barcelona y en otras ideas que sugieren las vías para la reforma de la Constitución.

La Declaración de Barcelona es un documento de 6 páginas, redactado por el PSC, con tres supuestos básicos: se hace «en beneficio de todos los catalanes y catalanas» (no de la ciudadanía española); para desbloquear los «más de cinco años de discriminación del Ejecutivo central a Cataluña» (cuando ha sido la comunidad autónoma que más ha recibido del FLA); e «iniciar una reforma federal de la Constitución española». Luego establece una «posición política» de obviedades (nada en contra de la legalidad), para pasar a los 7 ejes sustanciales: darle la razón a la Generalitat en sus demandas ante el Gobierno central; dar más autonomía (en contra del Constitucional); cambiar la financiación autonómica para favorecer a Cataluña (la clave desde el principio); condicionar la inversión estatal en Cataluña (convertir al Gobierno central en un mero financiador de infraestructuras); la imposición del catalán; hacer de Barcelona la otra capital de España (¿por qué no Málaga?), para, finalmente, dar cuatro ideas sobre la reforma constitucional.

Una reforma constitucional en la que se sugiere que hay que reconocer a la «nación catalana» lo que nos llevaría a reformar la Constitución en el sentido de reconocer «naciones» sin Estado. Algo que se sugiere en otras declaraciones, poniendo como ejemplos a Bélgica y la Baviera. Dos ejemplos a analizar.

Si lo que el PSOE propone es una reforma constitucional según el modelo belga, lo que propone es un proceso de desintegración. Porque el modelo belga contempla dos cuasiestados, Valonia y Flandes, construidos (imperfectamente) según la lengua, que mal se llevan y mal conviven en Bruselas. Proponer el modelo belga, además de no tener en cuenta ni la historia ni la geografía, es decirle claramente a Cataluña que se vaya sin coste alguno. Es proponer que España se descomponga por zonas lingüísticas, cuyo resultado final sería una confederación difusa de Castilla, más los Països Catalans, más el País Vasco (¿con Navarra, como quería ETA?), Galicia y Aragón. O sea, una disolución en los viejos reinos de los Austrias. España sería sólo una carcasa formal para pertenecer a la Unión Europea. Con esta propuesta, el PSOE propone dinamitar tres siglos de historia común.

Por otra parte, si lo que el PSOE propone para solucionar el problema catalán es que Cataluña se parezca a la Baviera, no propone en realidad nada, pues las diferencias en términos históricos, sociales y políticos en sus respectivos papeles son abismales, y lo único que demuestra el PSOE es que no conoce ni la Baviera, ni a Cataluña. Para empezar, el bávaro es un dialecto del alemán (como hay otros 52), no una lengua propia, y fue reino independiente hasta 1871. Los bávaros no discuten su «alemanidad», como nadie discute que BMW o Bayer son empresas alemanas y no bávaras (a pesar del nombre). Y podría seguir, pues Baviera es mi otra «nacionalidad».

En definitiva, que el PSOE del señor Sánchez ha caído en el mismo complejo que tuvo el del presidente Zapatero. Ha ido a Barcelona y se ha convencido de que Cataluña es una nación oprimida, víctima de la maldad de los demás (castellanos y andaluces, principalmente), a la que hay que liberar, para que lidere España, dándonos la modernidad que nos falta, porque la marca Barcelona es europea y chic, mientras que Madrid y Sevilla son castizas y folklóricas.

Mucho me temo que el PSOE lleva años perdido en el tema territorial. Muy perdido. Quizás porque ninguno de sus dirigentes se ha puesto a estudiar cómo funcionan los Estados federales, empezando por el primero en serlo, los Estados Unidos de América, y el más avanzado de Europa, Alemania. Pero, claro, eso lleva más tiempo que ir a Disneyworld o a la Oktoberfest.

* Profesor de Economía. Universidad Loyola Andalucía

Última hora
Opinión
Editorial

Sin miedo, sin divisiones

Por: Diario Córdoba

La clave

Con-vivir con el miedo

Por: Isabel Llanos

Cielo abierto

La Rambla

Por: Joaquín Pérez Azaústre

Brisas

La caza en los olivares

Por: Manuel Piedrahita

Tribuna abierta

Leer a Al-Baghdadi para ganar la batalla

Por: Andreu Claret

La rueda

Volver

Por: María Olmo

Todas direcciones

Afición

Por: Raúl Ávila

Para ti, para mí

Vicente Molero

Por: Antonio Gil

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / PREJUICIOS Y TÓPICOS

Los medios y la enfermedad mental

La Asociación de Allegados y Personas con Enfermedad Mental de Córdoba (Asaenec) quisiera realizar ...

CARTAS AL DIRECTOR / ECONOMÍA

¿Se vende Córdoba?

Todos los datos que se publican de Córdoba suelen ser malos: 14 locales cerrados en la céntrica ...

CARTAS AL DIRECTOR / VALORES

¡Porque tú lo vales!

Sin duda todos hemos oído o leído esta fase tan estudiada y que intenta provocar: «¡Porque tú lo ...

CARTAS AL DIRECTOR / DINERO Y PODER

Pobres de espíritu

Existe el debate eterno del dinero y el poder como elementos básicos que hacen y provocan la ...

Las noticias más...