+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

No me digas...

Chupar cámara

 

Si hay algo de los populismos que parece agradar al respetable es su descarado abandono de lo políticamente correcto. A lo mejor es por ahí por donde van los tiros. Uno escucha decir a muchos abueletes del PSOE, tan adorables como Leguina o Corcuera, que no puede echarse toda la culpa a la gente de estas desmadradas intenciones de voto que principalmente en Europa apuntan maneras de chulería y desplante torero, que a ver si van a ser porque el común está ya harto de tropos y fábulas políticamente correctas de pensamiento único almibarado que son irreales. O sea, que a lo mejor es que buena parte del electorado prefiere, al parecerá quien engañosamente llama al pan pan y al vino vino, engañosa e interesadamente, claro, alabando con ello atávicos bajos instintos de tribu y miedo. Los gestos, ay, los gestos políticamente incorrectos, tan guays entre los escaños, de besos homo en la boca, del niño agarrado a la teta, de las camisetas bordes ante el invitado argentino, en fin todas estas cosas que Tony Cantó calificaba muy bien el otro día, con efecto boomerang, como puestas en escena para chupar cámara. También ocupan la ionosfera -esa capa de la atmósfera donde mejor se propagan las señales de radio y de telecomunicaciones en general- en días como estos, muchos más gestos de esos tan deliciosamente incorrectos que agradan tantísimo a buena parte de las tricoteuses populares: el enfado de Trump con los periodistas (esa canalla a la que hay que pararle los pies, ¿qué se habrán creído?), su agresividad -idéntica a la del carilavado holandés, la del austríaco y la de la francesa- respecto a los inmigrantes y refugiados en general; en fin, cosas de una incorrección política brutal -entre otras muchas- pero que, créanlo, hacen salivar a muchas capas de las denominadas populares. La última, el desplante de Marine Le Pen a la entrada de donde la esperaba el muftí del Líbano, porque le ofrecieron un velo y ella se negó a ponérselo como ya había avisado. Todas estas cosas son detalles que al tendido de sol les encantan, para qué lo vamos a negar. Aires incorrectos que ya están configurando lo que será pronto políticamente correcto.

* Profesor

@ADiazVillasenor

Opinión

El orden mundial de Trump

Diario Córdoba

‘Wonder’conmueve

Diario Córdoba

Debajo de la almohada

Raúl Ávila

La estela de Marín

Nerea Vadillo

Gran sequía

Ricardo Rivera Pereira

Cambios, empresas y liderazgo

Francisco José Bocero

Imbécil

David Márquez

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Ategua: la batalla del silo

No podía ser menos, si del yacimiento de Ategua se trata. Después de la batalla por la conquista ...

PROPUESTA UTÓPICA

La reconstrucción de Medina Azahara

Estoy convencido de que si Medina Azahara hubiese estado ubicada en Sevilla, Málaga o Granada, ya ...

CATALUÑA

Aunque me veáis en primera, mi corazón va en tercera

Esta frase de un antiguo dirigente de izquierdas de España, que la dijo cuándo las tropas que ...

CARTA ILUSTRADA

‘El Quijote’, novela simbólica

El Quijote, novela simbólica versus crítica de los libros de caballería. El Quijote ha sido objeto ...