+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La vida por escrito

Cataluña es mía

Ahora vemos lo que la falta de implicación demócrata nos trae; lo dábamos todo por hecho

 

Cataluña es mía -

Miguel Aguilar Miguel Aguilar
15/09/2017

Tenía yo doce años. Aquel día estábamos recién despiertos, preparados para saltar de la cama, cuando escuchamos los pasos ágiles de mi madre subiendo hasta nuestra habitación para decirnos que era hora de levantarse, arreglarnos, desayunar y salir pitando para el colegio. Pero cuando abrió la puerta nos dijo algo tan diferente que aún resuena en mi memoria: «Franco se ha muerto y hoy no vais a la escuela». Así empezó para mí la fiesta de la democracia.

Se puede decir que la preadolescencia, la adolescencia, la juventud y la madurez de la España democrática han ido acompañando mi desarrollo como persona. Y así lo percibo. En realidad, a pesar de tener una clara conciencia política desde niño, jamás he sido muy activo ni me he manifestado sobre cuestiones trascendentales, o que se supone que lo son. Como muchos de nosotros, he disfrutado de la fiesta mientras unos pocos trabajaban en la sombra o bajo la luz de los focos para construir y mantener en orden nuestra bendita democracia.

Y hasta aquí hemos llegado con esas. Ahora vemos lo que la falta de una profunda implicación nos está trayendo. Lo dábamos todo por hecho. Y mientras algunos parecen haber estado trabajando concienzudamente para acabar con nuestro sueño. Lo cierto es que yo siempre lo he intuido y más. Con catorce años me preguntaba por qué no habría yo nacido en un país normal, y aún me lo sigo preguntando. Antes me asombraba, pero ahora ya estoy curado de espanto al ver las estratagemas y jugarretas con las que se manejan esos que sueñan con separarse para vivir mejor.

Mi país es ese país en el que nací y con el que desperté a la democracia. De norte a sur y de este a oeste. Mi patria podría ser solo eso que veo cuando me asomo por la ventana. Pero es algo más; es toda Montilla, Córdoba entera, hasta más allá de Andalucía. Y Cataluña. Incluso más allá de la frontera, por esas tierras en las que no me piden el pasaporte. Mi país es España en Europa.

Ese es por el momento mi país. Aquí nací y esa es mi herencia. Es mi derecho y no estoy dispuesto a renunciar a él asintiendo con mi silencio a su descuartizamiento. Ahora veo con claridad que no es suficiente con disfrutar de la democracia en silencio. No se puede ni se debe. Es su inmensa gloria, pero también su extrema debilidad. Qué peligroso es dar por hecho que todos se dedican a disfrutar y construir en libertad aceptando y sosteniendo las normas de convivencia. Qué ruines son quienes admiten y defienden las leyes mientras les conviene y para lo que les conviene, y a la vez las ignoran y les prenden fuego cuando no les son útiles para sus intereses.

Creo que debemos estar seguros y reaccionar con tranquilidad, pero con contundencia. La libertad, la democracia, y la paz de todos está en juego. Esas leyezuelas con las que unos pocos quieren estropearnos la fiesta no tienen ningún recorrido. La Ley, nuestra Ley, la de todos, es muy clara. La paciencia tiene un límite. Y habrá que ponerse una vez colorado, porque ya nos hemos puesto más de cien veces amarillo.

Y luego hablar. Por supuesto. Está bien esa propuesta de iniciar el debate sobre una posible reforma de la constitución para actualizar el modelo de país que queremos. Pero el debate debe ser entre todos. Y las decisiones las tomamos entre todos admitiendo las reglas del juego y los acuerdos a los que se llegue.

Me duele este desencuentro. Sinceramente deseo que podamos encontrar una manera para olvidar todo los que nos hemos dicho para volver a trabajar juntos. Es difícil, pero estamos obligados a intentarlo y conseguirlo. El proyecto común de Europa debería ser suficiente. Construir una Europa fuerte, democrática y solidaria es más sencillo si se hace desde lo ya construido a través de los actuales estados que disolviendo estos y volver a empezar desde una miríada de microestados-nación. Permitamos que las diferentes identidades culturales pervivan y convivan, pero dentro de un mismo espacio político. Es lo más sensato. Y es lo que siento. Porque me duele España. Y me duele Cataluña. Porque Cataluña es también mía.H

* Profesor de la UCO

Opinión

Cuando el pueblo duerme...

Alicia Galisteo Alcaide

La palabra de ellas

Carmen Pérez Ramírez

Despertar europeo

Gabriel M. Pérez Alcalá

El rescate

Ricardo Rivera Pereira

Oro verde de Andalucía (I)

Francisco J. Zurera Aragón

Sí, yo también

Jenn Díaz

A la cara

David Márquez

David Requena

Diario Córdoba

Lectores
ELECTRICIDAD

El susto mensual

¿Cómo es posible que en España el recibo de la luz no haga más que subir y subir mientras en ...

PENSIONISTAS

Rayando en la indigencia

La pobreza se define como la escasez o carencia de los recursos necesarios para poder satisfacer ...

CARTA ILUSTRADA

A Manuel Peláez del Rosal

Medio centenar de profesores e investigadores se han dado cita en Alcalá la Real para rendir un ...

CARTAS AL DIRECTOR / JUICIO EN PAMPLONA

¿La víctima es juzgada?

¿Qué visión de las cosas puede tener alguien que crea que una chiquilla de 18 años puede ...

   
1 Comentario
01

Por vecino 11:20 - 15.09.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vaya empeño la prensa española y catalana en mezclar a Colau en el lío montado por Rajoy y Puigdemont. Anda, que no se nota a por quien van

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de Diario Córdoba

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla